jueves, 22 de diciembre de 2016

La caja de Pandora: Era más de medianoche... (José de Espronceda)


El romanticismo español tiene fama de pobre, casi de segundón, en comparación con las riquezas de los romanticismos inglés y alemán, previos y más amplios en su vuelo. Sin embargo, somos muchos los admiradores de José de Espronceda, un poeta al que tal vez perjudicó su excesiva facilidad para el verso (o su falta de autocrítica), pero que además de sus sabrosas canciones (la gente suele recordar la del pirata, pero nos os perdáis la del mendigo, o la políticamente incorrectísima del cosaco) nos dejó una obra maestra en su poema narrativo (y a ratos, dramático) El estudiante de Salamanca. 

Paula García y Marina Moreno, de 4ºB, recitan para nosotros el arranque de este gran poema, un romance logradísimo que a mí siempre me recuerda el ambiente de Thriller, la canción y el vídeo de Michael Jackson (y la intervención del gran Vincent Prince), con su referencia a la hora bruja y a los muertos que vuelven a la vida. It's close to midnight. Era más de medianoche, / antiguas historias cuentan...


miércoles, 21 de diciembre de 2016

Quinto concurso de sueños (bases)

Quinto concurso de sueños

Y era el demonio de mi sueño el ángel
más hermoso. Brillaban
como aceros los ojos victoriosos,
y las sangrientas llamas
de su antorcha alumbraron
la honda cripta del alma.
(Antonio Machado)

Dreamin away. Quinto concurso de sueños


1. Podrán presentarse a este concurso de sueños cuantos soñadores así lo deseen, preferiblemente despiertos y residentes en el Campo Arañuelo. Habrá dos categorías: A. Soñadores que se presenten al concurso. B. Soñadores que no se presenten al concurso. Estos últimos parten, obviamente, con cierta desventaja.

2. Los sueños podrán presentarse en cualquier formato que resulte apropiado para trasmitir al lector, espectador u oyente la sensación de extrañeza y maravilla propia del género. Esto incluye, por ejemplo, sueños relatados en prosa o en verso (acompañados o no de ilustraciones), fotografías coloreadas o tratadas de algún otro modo, collages, composiciones musicales (con o sin letra), vídeos y eso otro que tú, noble lector, estás pensando, pero que a nosotros aún no se nos ha ocurrido.

3. Los sueños se depositarán, con o sin testigos, en el Cofre de los Sueños que se habilitará en la Biblioteca del IES Augustóbriga, sin indicación alguna de autoría, hasta el día 1 de febrero (incluido). Podrán también enviarse a la cuenta de correo augustobriteca@gmail.com con el ‘asunto’ Concurso de sueños.

4. Durante los días que van del 1 de febrero al 15 de febrero, los trabajos permanecerán expuestos en la página web de la Biblioteca (http://biblio-augustobriga.blogspot.com.es). Todas las personas que lo deseen podrán calificar de 1 a 10 cuantos sueños deseen, utilizando para ello el formulario que se pondrá a su disposición: constituirán así la asamblea anónima de soñadores que servirá de juzgado a este certamen.

5. Los trabajos que, al obtener la mayor puntuación, resulten ganadores (y quizá también los que no) se harán inevitablemente famosos y harán felices a las buenas gentes, lo que constituye el mejor premio al que cualquier autor pueda aspirar. Pero, por si eso fuera poco, en la tercera semana de febrero los participantes encontrarán sobre la mesa central de la Biblioteca los regalos que los Grandes Transparentes tengan a bien preparar para ellos, con la fórmula Para el autor de… Cualquier persona que se haya sentido conmovida por algún sueño y desee dejarle a su autor un regalo a modo de réplica está invitada a hacerlo.

El autobús (Julia García Pita)

EL
AUTOBÚS

De Julia García Pita
1º ESO B


Esta historia está basada en el cuento que yo misma inventé en quinto de primaria. He añadido detalles para darle a este relato un toque agrio.



niña.jpg

Aquella mañana me levanté con nerviosismo, pero también con la alegría de tener una excursión en la que aprenderíamos cosas. Me puse mi camiseta rosa y mis pantalones combinados con misé y botas marrón caqui. Desayuné un vaso de leche, unas galletas y zumo natural. No pude decir adiós a mis padres, ya que los dos estaban trabajando, y eso me hizo sentir una angustia que no entendí. Me dije a mí misma: ”Cuando vuelva, les abrazaré y les contaré lo bien que me lo he pasado” —y con ese sentimiento salí de casa. Al llegar al instituto, me encontré con que aún no había llegado nadie, solo mi profesora, que me soltó: ”Tú siempre así, llegando la primera; así me gusta, Halsey”, y sonriendo me guio a nuestra fila.

Después de un cuarto de hora llegaron los demás alumnos de mi grupo y la tutora empezó a repartir a todos por parejas. Me tocó con una chica llamada Lena, que exclamó: ”Yo no quiero ir con la rara”. Aunque ya estaba acostumbrada, supe que no iba a tener un viaje muy agradable. En cuanto nos sentamos, yo me puse el cinturón (los demás no se lo abrocharon, ni siquiera la profesora) y el bus arrancó. Yo le dije a mi pareja: ”Debes ponerte el cinturón, ¿sabes que el 40% de la gente que muere en accidente de tráfico es porque no lo lleva puesto?”. Lena me miró, cogió el cinturón y empezó a gritar: ”Uhhhhh, soy un cinturón  volante y te voy a matar. ¿Me dejas de una maldita vez?”. Oí muchas risas y mientras Lena se ponía los cascos yo susurré para mis adentros: ”Ojalá te mueras, bruja”. Justo cuando dije eso, escuché un golpe muy fuerte y una explosión.

No veo nada, estoy confusa y me duele todo. Creo que soy la única superviviente. Tengo miedo, voy a gritar. Si me oyen, estoy salvada. ”¡Ayuda, ayuda por favor, estoy aquí!”. Veo luz, voy a volver a chillar. ”¡Estoy viva, ayudaaaaa!”. Voy arrastrándome, y aunque me duele, salgo, ahora sí que me tienen que ver. ”Me duele todo, ayudadme por favor”. ¿Por qué me ignoran? Sale un médico, lleva en los brazos a una chica joven y pelirroja, no sabía que había una chica pelirroja en mi clase además de mí.

Mi pueblo está a unos diez minutos de aquí; si me pongo en marcha ahora que son las nueve en punto, llegaré a las nueve y diez. Llevo ocho minutos caminando. Mi casa es esa de ahí. Voy a intentar correr. Tengo mis llaves, abro la puerta. Ahí están mis padres, no sé si me han visto, pero cuando me vean se van a llevar un buen susto. No parece que me vean ni que me escuchen. En cambio, sí oyen el teléfono sonando. Mi madre va hacia él y lo coge: ”Sí, dígame”. Un hombre pregunta:”¿Son ustedes los padres de Halsey Brown?”: mi mamá afirma: "Sí, espere un momento, voy a poner el teléfono en modo altavoz”. Ella le da a una tecla y pide a mi padre que también se acerque y él suspira:”¿Qué ha hecho mi niña?”. El hombre contesta: ”Deben saber una cosa… El autobús en el que iban su hija y sus compañeros de clase ha volcado y… hemos encontrado el cadáver de su hija”. Mis padres cuelgan el teléfono y se hace el silencio. Yo corro hacia ellos y les chillo intensamente: ”¡No estoy muerta, miradme por favor, por favor!” —y cuando toco su hombro, todo empieza a girar a mi alrededor hasta que se hace la oscuridad.

[Interrumpimos el programa para dar información de última hora. Se ha producido un accidente en el que está implicado un autobús de escolares en la Nacional Tres. Todos se han salvado excepto una alumna del instituto que… llevaba el cinturón puesto.]

viernes, 16 de diciembre de 2016

Ficha de lectura del Quijote

Para quien quiera aprovecharla, subo aquí una ficha de lectura de la novela de Cervantes que he elaborado para las clases de 1º de Bachillerato. Ni que decir tiene que podéis utilizar los comentarios (y se os agradecería mucho) para plantear dudas y sugerencias varias. ¡Suerte y buena lectura!

martes, 6 de diciembre de 2016

La caja de Pandora: Me visitan los marcianos (Aker)


Con esta entrada, la primera de este curso, inauguramos un nuevo ciclo en el blog. Con el nombre de La caja de Pandora (en homenaje a la heroína de los libros de Senda, con los que muchos aprendimos literatura), iremos escuchando cada semana poemas a los que alguien prestará su voz.

Iniciamos la serie con un poema de Antonio Hernández Marín, Aker, un gran poeta que murió, sin embargo, inédito (como en su día Garcilaso de la Vega), y que fue además de poeta egiptólogo y otras muchas cosas. Una de estas facetas, la de amante de la astronomía, se aprecia en esta décima, que pertenece a un libro que tal vez vea la luz más temprano que pronto, el Pequeño Libro de Planetas y Banquetes.

Lo lee Daniel Martín, que fue amigo entrañable de Aker y lo es también de quien escribe estas líneas. Y quedará desde ahora colgado en la corchera que hay frente a la Biblioteca, para inaugurar esta Caja de Pandora dedicada a la poesía viva.


El texto del poema dice así:

Me visitan los marcianos
como bandejas que flotan,
como tartas que rebotan
entre dos planetas planos. 
Reverdecen los veranos
sus menudas intenciones,
antenas y posiciones
de hormiga maleducada.
Me los como en ensalada.
Me devoran las visiones.

viernes, 17 de junio de 2016

Club de Lectura


Seas alumno o profesor, a menudo topas con una evidencia: que es muy difícil encontrar un hueco significativo dentro del temario de la materia de literatura para tratar en clase el tipo de libros que más te gustan. Si estos tienen que ver con la literatura fantástica, la ciencia ficción o el folklore, puedes considerarte afortunado si de vez en cuando aparece alguna mención a estos géneros y áreas en los libros de texto o las explicaciones del profesor.

La experiencia del Club de Lectura, que va por su segundo curso en nuestro instituto, se dirige a aportar a los que amamos la lectura ese plus que tantro echamos de menos: poder hablar un rato de las hadas, de los diversos tipos del manga o leer versiones chinas y marroquíes de Cenicienta, por ejemplo, son algunos de los placeres que hemos podido disfrutar lo largo de este curso, en que la actividad del Club se ha basado en tres cuentos de hadas muy conocidos, Rapunzel, La Bella Durmiente y la Cenicienta, explorando los ecos de estas historias en el cine, el comic y otras artes,  rastreando también sus fuentes y disfrutando de las versiones variopintas que de ellas nos ofrecen las diversas culturas del mundo.

Lucía y Elena, dos participantes acérrimas del Club, nos dan su visión del mismo en este poema. Desde aquí, los dos profesores que nos hemos encargado de coordinar el Club, Carolina y Alejandro, os damos las gracias a todos los que habéis participado, con tanto tesón como Lucía y Elena o más ocasionalmente.  Ha sido un placer y un honor —¡y seguiremos con ello!




lunes, 13 de junio de 2016

Entrega de los premios del Tercer Concurso de Manifiestos


Este jueves 16 de junio durante el recreo entregaremos en la Biblioteca los premios a los mejores trabajos presentados en el concurso Diez cosas que odio.  ¡No faltéis!


Diez cosas que odia Alberto Castro


Diez cosas que odia Lidia del Monte


Diez cosas que odia Alejandro Figuerola


miércoles, 8 de junio de 2016

Las diez cosas que más odia en el mundo Esther Almoharín

ç
Bueno con este pequeño relato, voy a contar las diez cosas que más odio en la vida.

Sonó el despertador, cogí mi teléfono de la mesilla y observé que aún eran las siete y media de la mañana.

1ª cosa que más odio en este mundo: El estúpido despertador.

No sabía en qué día de la semana estaba, pero como había sonado el despertador, supuse que era día de instituto. Me levanté de la cama con mucho sueño y me vestí rápidamente; por suerte tenía la mochila del instituto hecha del día anterior y no tendría que hacerla. Cogí la mochila que estaba tirada en el suelo y bajé a la cocina para prepararme unas tostadas con mantequilla. Puse la radio y me tomé las tostadas con tranquilidad, miré el reloj de nuevo y vi que eran las ocho y diez, si quería llegar con tiempo al instituto tendría que haber salido ya, porque vivía a quince minutos del instituto caminando. Cogí el móvil que había dejado encima de la mesa de la cocina y salí por la puerta. No entré a la habitación de mis padres aquella mañana porque supuestamente se tendrían que haber ido a trabajar, normalmente no están es casa cuando yo me despierto porque se van a trabajar muy temprano. Tras quince minutos caminando, llegué a la puerta del instituto, pero cuál fue mi sorpresa al descubrir que no había nadie. Miré el teléfono de nuevo y comprobé la hora, eran las ocho y veintisiete, normalmente a esa hora, ya había gente en el instituto pero ese día no había ni un alma. Me senté en la verja del instituto, no pude entrar porque estaba cerrada. ¿Cómo se supone que voy a entrar al instituto si la verja está cerrada?

2ª cosa que más odio en este mundo: No poder gritar en medio de la calle, os juro que en más de una ocasión lo habría hecho.

Al rato de estar esperando en la puerta del instituto como una idiota sonó mi teléfono, vi con estupefacción que se trataba de mi madre, y era raro porque normalmente tenía mucho trabajo por las mañanas y no me llamaba hasta el mediodía. Mi madre dijo:
—Hija, ¿dónde estás? ¡Te estoy buscando por toda la casa!
—Mamá, y ¿dónde quieres que esté? Estoy en el instituto. Hoy tengo clase, no sé si te acuerdas…
—¿CÓMO VAS A TENER CLASE SI HOY ES SÁBADO?

3ª cosa que más odio en este mundo: Equivocarme de día de la semana. ¿Por qué soy tan estúpida?

—¿Es que acaso hoy es sábado?
—Pues claro, Emma. ¿Qué día creías que era?
—Pues… pues… pues pensaba que era un día de instituto, me ha sonado el despertador a las siete y media.
—Será que se te olvidó desconectarlo ayer, Emma.

4ª cosa que más odio en este mundo: No desconectar el dichoso despertador el viernes por la noche.

—Está bien mamá, ahora voy a casa.
—Hasta ahora, hija.
Me levanté del lugar donde estaba sentada y me encaminé de nuevo hacia mi casa. Al rato de estar andando, escuché mi nombre y me giré. Allí estaba Marcos, uno de los chicos más populares, guapos e inteligentes del instituto, y mi amor secreto. Me dedicó una gran sonrisa y luego se acercó a mi corriendo, yo me quedé paralizada y sonriendo como una boba.

5ª cosa que más odio en este mundo: Quedarme paralizada y con cara de boba. 

Marcos empezó a hablar:
—Hola, Emma, ¿Cómo tú por aquí tan temprano? ¿Y por qué vas con la mochila del instituto?
—Hola Marcos. Vas a pensar que soy una idiota, pero es que pensaba que era lunes y he venido al instituto.
Me quedé sonriendo, esta vez con una bonita sonrisa y esperé su contestación, rezando para que no se riese de mí, dadas las circunstancias.
—¿En serio? Nunca había escuchado que a nadie le hubiera sucedido eso, pero es que Emma, de verdad, tienes unas ocurrencias…
Empezó a sonreír de nuevo y luego ambos empezamos a reír, en verdad era una estupidez lo que me había pasado. Entonces dije:
—Bueno, Marcos, me voy a casa, que ya bastante he andado esta mañana -lo dije con una sonrisa para no parecer grosera.
—Si quieres te acompaño, me apetece dar un paseo, y si es con compañía, pues mejor.
—Si te apetece, claro que me puedes acompañar, pero ¿de verdad que no te importa?
—Claro que no me importa. Entonces ¿qué? ¿Nos vamos?
—Claro —nos sonreímos mutuamente y empezamos a andar hacia mi casa. Como es normal dije varias tonterías durante el trayecto pero como es normal también, Marcos no se molestó. Al rato, llegamos a mi casa y saqué las llaves, mientras tanto dije:
—¿Te apetece quedarte un rato? Si quieres, te presento a mis padres y tomamos algo.
—No quiero molestar, ¿a tus padres no les importará?
—Por supuesto que no, Marcos, eres mi amigo, a mis padres les dará igual.
—Entonces… claro, me quedaré un rato -me dijo con una sonrisa.
Entramos y pegué un grito avisando de que ya había llegado. Mi madre acudió al instante y se quedó petrificada al ver a Marcos en casa; si soy sincera, nunca había llevado a un chico a casa, y no me extrañó para nada que se quedara boquiabierta, pero lo que sí me extrañó y avergonzó al mismo tiempo, fue lo que dijo a continuación:
—Hola, Emma. ¿No nos presentas? -dijo con una sonrisa.
—Claro, mamá. Eeeeeh… esta es mi madre, Marcos. Mamá, este es Marcos.
Marcos sonrió rápidamente y se apresuró a dar la mano a mi madre en señal de respeto.
—Encantado, señora, Emma me ha hablado muy bien de usted.
—Ojalá pudiera decir lo mismo, pero es que como Emma nunca trae a chicos a casa, pues no habíamos coincidido nunca, ¿verdad, joven?
—Pero, mamá… —dije en un susurro mirando a mi madre con cara de psicópata—.  Vamos al salón, Marcos —le dije a él, ignorando lo que acababa de decir mi madre.

6ª cosa que más odio en este mundo: la preciosa voz de mi madre, desde aquel preciso momento. 

Cuando llegamos al salón, mi hermana Alba estaba sentada en el sofá viendo Master Chef y cuando le dije que se marchara, que estaba con un compañero de clase, me contestó:
—Vaya, hermanita. ¿Es tu novio? Nunca lo habías traído a casa.
—¿Pero qué dices, Alba? Anda, vete con mamá, que te está buscando.

7ª cosa que más odio en este mundo: que mi hermana se inmiscuya en mis asuntos, y encima diga estupideces en voz alta. 

Marcos y yo nos sentamos en el sofá y yo me levanté a por un café con leche para mí y un café solo para él. Estuvimos hablando una hora de diferentes cosas, de nuestros gustos nuestras aficiones, etc. Y cuando parecía que todo era perfecto, oímos un grito de la cocina:
—¿CÓMO QUE UN CHICO ESTÁ EN MI CASA A SOLAS CON MI HIJA? -era la voz de mi padre.

8ª cosa que más odio en este mundo: los gritos tan maravillosos de mi querido padre. 

Al instante vimos aparecer a mi padre hecho un energúmeno diciendo:
—Hola.
Marcos se levantó y dijo:
—Hola, señor. Mi nombre es Marcos, soy un amigo de su hija.
—Bueno, yo os dejo solos, ya que veo que eres todo un caballero, no desconfiaré de vosotros dos. Adiós hija.
—Gracias, papá, adiós.
Nos volvimos a sentar en el sofá y encendimos la televisión, con un ligero movimiento, Marcos puso su brazo en mi espalda, quedando abrazados inmediatamente. Yo me sonrojé, pero no me moví. Justo cuando más cómodos estábamos y más arrimados nos encontrábamos, alguien entró en el salón carraspeando ligeramente. Marcos apartó rápidamente el brazo y yo me aparté de él con cierta brusquedad. Nos dimos la vuelta y vimos que era mi madre que estaba en el umbral de la puerta.

9ª cosa que más odio en este mundo: Las interrupciones, pero no las interrupciones normales, sino las de mi madre. 

Marcos, incómodo por la situación, dijo:
—Bueno, Emma, yo casi que me marcho.
Yo, incómoda también dije:
—Sí, sí, va a ser lo mejor, te acompaño a la puerta.
Los dos sonreímos y nos dirigimos a la salida, abrí la puerta y la cerré detrás de mí, cuando estuvimos a solas le dije:
—Marcos, de verdad que lo siento, mis padres pueden resultar muy molestos cuando se lo plantean.
—No te preocupes, Emma, mis padres son igual, algún día los conocerás y… ya verás, son un caso perdido.
Ambos sonreímos y me acerqué a él para despedirme, pero como Emma tenía que meter la pata, me tropecé con mis propios pies y quedé tumbada completamente en los brazos de Marcos.

10ª cosa que más odio en este mundo: Ser tan horripilantemente patosa. 

Nos quedamos a apenas unos centímetros, en los que él se acercó poco a poco buscando mis labios, yo tampoco me negué a que los encontrara y acabaron juntándose. Fue un beso… ¡A mi estilo! Pero fue el mejor beso de mi vida.

FIN

Diez cosas que Javier Crespo odia


Odio la gente que se cree superior.
Odio las fronteras. Deberíamos ser todos de un mismo país llamado planeta.
Odio estar ganando un partido de FIFA y que se me caiga la conexión.
Odio que la gente beba de una botella común a morro, pero me encanta hacerlo.
Odio la última semana del trimestre.
Odio la actitud de la gente cuando estás haciendo una cosa seria y se lo toman en broma.
Odio a los que mucho hablan y poco hacen.
Odio estar estudiando tres horas, coger el móvil y que mi madre aparezca.
Odio las malas excusas.
Odio la multitud de gente, me agobia.
Odio la gente que en un “10 cosas” ponen once.

Diez cosas que Mario Amarilla odia


1) Odio que la gente me ordene cosas cuando ya las he hecho antes de que me las ordenasen.
2) Odio cuando algo está al límite de acabarse y te dejan lo último para que lo tengas que tirar tú.
3) Odio que la gente hable sin saber.
4) Odio que mi pueblo sea tan sucio.
5) Me molestan las actitudes machistas y racistas.
6) Odio que la gente se vaya sin despedirse.
7) Odio que el dinero sea tan importante en la sociedad.
8) Odio que la gente estudie para aprobar los exámenes y no para aprender.
9) Odio que en la calificación de los exámenes saque más el que más capacidad de memorizar tenga y no el que sea más inteligente.
10) Odio que los profesores lleguen tarde a los exámenes y luego no dejen tiempo extra que han perdido ellos en mientras van a las aulas.

Diez cosas que odia Sergio Barbero

  1. Las críticas de algunos países a los deportistas españoles.
  2. Que mi hermano me despierte a las seis de la mañana porque se quiere dormir conmigo. 
  3. Cuando mi madre me obliga a hacer la cama cuando falta un minuto para irme al instituto. 
  4. Que mi madre me castigue sin móvil sin motivo alguno. 
  5. Que las personas me mientan. 
  6. Que en verano mi madre me ponga para comer un plato caliente.
  7. Que en verano cuando estoy en el instituto se me olvide la botella de agua en casa. 
  8. Que cuando vaya a salir de casa el móvil tenga un 2% de batería. 
  9. Las equivocadas decisiones arbitrales en los partidos de fútbol. 
  10. Que cuando esté viendo la televisión venga mi hermano y quiera poner dibujos.

martes, 7 de junio de 2016

10 cosas que odia Alba García



1. Odio con todas mis fuerzas que una persona se ría de otra por su físico.
2. Odio estudiar mucho para un examen y en el momento de tener que hacerlo quedarme en blanco.
3. Odio, pero odio darme cuenta de que tengo una onda en el pelo cuando me le he alisado hace un rato.
4. Odio un montón llegar del instituto con muchísima hambre y tener lentejas para comer.
5. Odio las lentejas.
6. Odio que la gente coma con la boca abierta.
7. Odio las comparaciones y odio todavía  más que me comparen con otra persona.
8. Odio ir al dentista.
9. Odio las películas de ciencia ficción.
10.Odio que empiece a llover cuando estoy en la calle.

Diez cosas que odia Celia Campos


lunes, 6 de junio de 2016

Diez cosas que odia Naiara Toscana


  1. Odio ver al monstruo de las galletas cada vez que abro la alacena.
  2. Detesto que el unicornio de El valle de los lobos no me deje estudiar tranquila
  3. Aborrezco que mi madre me lea el pensamiento cada vez que quiero ver la tele y ella no me deja.
  4. Detesto llevar todos los días un elefante en la mochila del instituto.
  5. Odio que las verduras no sepan a caramelos de miel.
  6. Aborrezco no tener la inteligencia de Euler para aprobar mates.
  7. Detesto que se me acabe el río de tinta del boli cuando estoy escribiendo.
  8. Odio que las agujas del reloj sean tortugas cuando es horario lectivo.
  9. Aborrezco que levanten las persianas de mi habitación cuando Morfeo todavía me envuelve.
  10. Detesto que en los cambios de clase se lancen proyectiles con forma de tizas.

Susana Maillo García (4C) n'aime pas


...quand ma soeur est collante
...quand il n'y a pas de pantalons de ma taille
...quand je n'ai pas le temps de m'habiller
...quand mes parents ne me laissent pas sortir et faire la fête
...étudier
...les crâneurs
...les personnes fausses
...le froid
...la pub
...le machisme

Sergio Parra Plaza (4C) déteste...


... les insectes
...l'allergie
...étudier
...les personnes fausses
...la politique
...les haricots blancs
...les écologistes
...les personnes qui n'aiment pas les corridas
...les boxers
...le fromage

Kamal el Faghloumi n”aime pas du tout...


...les romans d'amour
...les mathématiques
...les personnes fausses
...les pets
...tuenti
...la pluie
...les lentilles
...Sálvame
...les pommes
...Peppa Pig

Paula Alonso et Patricia González détestent


...la moutarde
...cogner mon petit orteil contre un meuble
...les personnes fausses
...quand mes lunettes s'embuent
...les olives
...le son de l'aspirateur
...les fumeurs
...la bière
...le thon
...les moules

Daniel Sanjuán González (4C) dit


Je déteste les chats
Je n”aime pas les cours d'éthique
Je hais lire
Je déteste manger du poisson
Je hais quand mon frère pleure
Je hais les petits chiens
Je déteste la façon de parler des Madriliens
Je déteste quand mon professeur me crie
Je n'aime pas les personnes qui pleurent pour un rien
Je déteste le printemps

Les choses que déteste Adrián del Campo


quand il pleut
les films d'amour
quand mes parents me punissent
quand une personne meurt
le fast food
venir a l'école
étudier
les mauvaises odeurs
les cours d”histoire
la musique classique

Dix choses que David Marcos déteste


...les bettes
...les maladies
...mes cousins
...le lycée
...l”amour
...la poussière
...le Samsung Galaxy mini
...le froid
...les moustiques
...la pub

Dix choses que Hala Bourazza déteste


...quand j'ai faim et je ne trouve rien à manger
...le rouge. Il se trouve partout!
...quand les gens disent que le fromage est horrible!
...les gens hypocrites. Ils ne disent pas ce qu'ils pensent.
...le reggaeton. “Si necesitas reggaeton, daleh...”
...quand mon père m'appelle par le prénom de ma soeur. Je m'appelle Hala, pas Hayar. Et oui... je déteste ma soeur.
...la physique
...quand je dors et ma famille me réveille avec leur bruit
...les gens qui rient trop fort et parlent comme des cuculs
...faire cette liste des choses que je déteste!

Dix choses que Sara Castaño déteste


…les mathématiques
...le printemps
...quand j'ai cinquante examens dans la même semaine
...les émissions de télé-réalité
...les animaux
...les insectes
...quand j'ai sommeil
...le mauvais temps
...les carnavals
...le volleyball

Dix choses que Nadia Bravo déteste


...quand mon personnage préféré d'un livre doit mourir
…les mauvaises blagues
...les enfants
...l'école
...les cons
...la couleur orange
...les arts plastiques
...les personnes en général
...les dimanches
...Gran Hermano

Dix choses que Mohamed Bouraoud déteste


Je déteste le tabac
Je déteste les menteurs
Je déteste les bêtises
Je déteste “La que se avecina”
Je déteste les araignées
Je déteste le rock
Je déteste brûler ma langue quand je mange
Je déteste les drogues
Je déteste les crabes
Je déteste l'avion

Dix choses que Andrés Gaitero déteste


...les gens qui mâchent du chewing-gum avec la bouche grande ouverte
...les gens crâneuses
...manger les aliments crus
...l'odeur du vinaigre
...l'odeur de la sueur
...les mathématiques
...le pot au feu
...les gens qui m'ignorent
...les gens collantes
...les gens qui me taquinent

Dix choses que Paula García déteste


...faire semblant d'intérêt dans les negotiations seulement pour garder les apparences
...le métro qui est toujours comblé
...la musique classique
...me lêver tôt
...ma timidité (parfois)
...ne pas me souvenir des choses
...ma voix sur le téléphone
...être nerveuse
...les personnes bipolaires
...les examens de mathématiques

Dix choses que Marina Moreno déteste


manger des lentilles
qu'on touche mes cheveux
avoir des mauvaises notes
les cheveux courts
ronger mes ongles
jouer au basket
le bruit de la rue
les chiens et les chats
qu'on me raconte des mensonges
la musique classique

Dix choses que Sandra Sánchez García déteste


Je déteste les mensonges
Je déteste la moutarde
Je déteste les “floretas”
Je déteste l'odeur du choufleur
Je déteste qu'on me taquine
Je déteste être ignorée des autres

Dix choses que Ouiam el Faghloumi déteste


… les pantalons de patte d'eph
… les gens fausses et les lèche-bottes
… le racisme et la discrimination
… les gens fières
… quand je suis obligée de me taire
… la cruauté envers les animaux
… les porcs
… les personnes qui n'aident pas les animaux
… les haricots blancs
… le hard-rock

Dix choses que Alberto Giraldo déteste


… le pain grillé
… les gâteaux
… le reggaeton
… la couleur grise
… les vaches
… un poisson
… les instruments
… les musiciens
… la guitare basse
… la barbe

Dix choses que Bilal Hamdaoui déteste



Je n'aime pas les bêtises
Je déteste les vaccins et les seringues
Je déteste les menteurs
Je n'aime pas les légumes
Je n'aime pas les entraînements
Je n'aime pas les fruits
Je déteste les animaux
Je n'aime pas les ânes
Je n'aime pas les voyages en train
Je n'aime pas les amis de classe

Diez cosas que odia Carlos Pascasio


1. Odio las llamadas inesperadas de mi madre diciendo que me levante de la cama. 
2. Odio que la gente se crea que tiene personalidad cuando es totalmente lo contrario. 
3. Odio los días lluviosos y aburridos. 
4. Odio las mentiras sobre alguna cosa importante. 
5. Odio los domingos. 
6. Odio pagar las consecuencias de algún problema sin haber sido yo el que lo haya creado. 
7. Odio que la gente ronque. 
8. Odio la lechuga u otras hortalizas como la zanahoria. 
9. Odio las agujetas después de hacer deporte. 
10. Odio las picaduras de mosquito en verano.

domingo, 5 de junio de 2016

10 Things Emma Martín Hates


1. I hate getting up early,
2. I hate fish.
3. I hate black chocolate.
4. I hate spring.
5. I hate maths so much.
6. I hate veins.
7. I hate Miralvalle.
8. I hate vegetables.
9. I hate troublemaking people.
10. I hate number 5.

Je déteste (Sara Curiel et Nayara Frías)


...être ignorées des autres
…aller aux cours particuliers
...manger les plats que je n'aime pas
...le désordre
...ranger la maison
...les légumes
...les personnes fausses
...le tabac
...qu'on me fasse peur
...écouter les bébés pleurer

jueves, 2 de junio de 2016

Diez cosas que José Luis Garzón odia


10 COSAS QUE ODIO

  • Odio cuando voy a comer algún aperitivo en casa y no lo hay.
  • Odio cuando explico algo a alguien y no me atiende.
  • Odio tener baja nota en trabajos en los cuales me he esforzado.
  • Odio irme de mi sitio de vacaciones en verano sin haber visto algo y quedarme con ganas de ello.
  • Odio cuando te diriges a una persona con respeto y te trata con desprecio.
  • Odio cuando una persona habla mal de ti a las espaldas y luego viene de buenas.
  • Odio cuando una persona se arrima a ti a veces por interés propio.
  • Odio discutir con amigos de verdad.
  • Odio cuando una persona solo se atreve a decir cosas o hacerlas con otra persona y no sola.
  • Odio que la gente se ría de otras personas con deficiencia.

miércoles, 1 de junio de 2016

Guadalupe Jiménez déteste...


Des choses que Elena et Sara détestent


Dix choses que Pablo Hernández déteste


10 choses que Raquel et Marina détestent



Des cosas que Celia Sierra déteste


10 Things Lamyae Hates


martes, 31 de mayo de 2016