viernes, 30 de mayo de 2014

Las 10 cosas que más detesta Irene Rodríguez


Las cosas que más detesto.


        Voy a contaros algo que  seguro os suena a todos, son  las cosas que más detestamos los adolescentes de mi edad, por así decirlo, porque estamos en una edad intermedia, que por cierto es 14 años.

Claramente cada uno tiene distintas cosas que  detesta, aunque hay algunas  que creo que son comunes en la mayoría de nosotros; siempre hay excepciones, pero bueno, creo que yo NO soy una de ellas (jejeje) pues pienso como muchos adolescentes del siglo XXI. Así que tras esta introducción, vamos al grano.

Detesto de lunes a viernes cuando suena ese despertador al que tanto odias, claro que también puede ser peor y que sea la voz de tu madre o padre diciéndote: ¡ya es la hora, levántate  que llegas tarde!, pues eso me hace pensar en que me espera una larga y cansada jornada de instituto en la que tengo que escuchar muchas explicaciones y memorizarlas, en la que me pueden dar una buena o mala noticia de alguna nota,  en la que te fastidien poniéndote un examen que te venga mal o tres exámenes un mismo día…etc. Esto son las cosas malas; hay cosas que son buenas, pero en este caso se trata de poner las cosas que más detesto.

Detesto que los algunos profesores (no todos) no nos escuchen porque piensan y están seguros de que no tenemos razón y te toman como alguien que no sabe nada. Es verdad que nosotros somos los alumnos, que sabemos bien poco de todo y los profesores son los que saben y los que nos tienen que enseñar; pero creo que no siempre tienen razón. Me molesta que los profesores a veces, no siempre, nos manden muchos ejercicios sin pensar que hay otras asignaturas en las que también nos han mandado ejercicios o que puede que tengamos un examen de otra cosa al día siguiente, esto causa que tengamos una tarde noche sin descanso. No es así continuamente, también hay buenos momentos, pero eso no lo soporto.

Tampoco resulta agradable cuando algunos profesores explican algo fatal y pretenden que lo entendamos a la primera y si no lo entendemos se enfadan y empiezan a relatar, puede que sea difícil de explicar pero que no se cabreen. Eso es lo malo, pero no siempre son tan malos por así decirlo, tienen partes buenas.

No llevo muy bien las épocas de exámenes pues me siento bastante agobiada y con mucha presión, ya que es uno detrás de otro.
          Bueno, vamos a dejar el tema ya del instituto porque ya se conoce bastante y vamos a adentrarnos en temas más familiares y personales.

No me gusta que los padres, aunque según ellos es por nuestro bien, se enfaden por las notas que sean bajas, de vez en cuando tienen razón pero normalmente no entienden que hemos hecho lo que hemos podido, o por que les pidas algo (ropa u otras cosillas más o menos necesarias) y te digan que te pasas el día gastando y comprando tonterías o que eres una vaga/o y que te pasas el día colgado del móvil (básicamente del whatsApp) y por todo y por otras muchas cosas, me enfado y no me sientan bien, porque  exageran mucho las cosas y me sacan de mis casillas  aunque la verdad son las personas que más te quieren aunque a veces no te lo demuestren.

No soporto llegar a casa y encontrarme un plato de verduras a la hora de comer, porque la verdura está  asquerosa, aunque supongo que todos no pensaréis igual que yo. Tampoco es de mi agrado encontrarme en la cena pescadito por mucho esmero que pongan en cocinarlo, pero bueno, al final no esta tan mal.

 Me encanta el veranito, pero odio esas temperaturas tan altas en las que te sientes pegajosa y hace un calor terrorífico y no dejas de sudar, claro todo esto si no estás en la piscina o en casa con el aire acondicionado.

No aguanto a las persona  egocéntricas, chulitas o prepotentes, me ponen de los nervios y me sacan de quicio porque a veces aparentan ser mucho y  a lo mejor no son luego nada, hay que ser más humilde.

No soporto tampoco lo mal que está repartido el mundo unos con tanto y otros con tan poco y no lo digo por mí, sino por todas las personas que pasan hambre y los miles y millones que tienen otras personas.

Espero que muchos chicos y chicas se hayan sentido identificado con mis pensamientos y que los compartan conmigo, menos los claramente personales.



Fdo. Irene Rodríguez   


      


10 cosas que alguien odia

LAS DIEZ COSAS QUE MÁS DETESTO EN ESTA VIDA


1. Odio que la gente que come a mi lado haga ruido al comer.

2. Odio que algunas personas se rían por haber dicho mal una palabra.

3. Odio que alguna persona'de mi familia me moleste cuando estoy viendo una cosa en la televisión interesante.

4. Odio que me digan lo que tengo que hacer.

5. Odio a las personas que se ríen de todo lo que ocurre a su alrededor sin importarles Io que les afecte a esas personas.

6. Odio que me molesten cuando estoy estudiando.

7. Odio que algunos compañeros de la clase se burlen de !a cultura, religión, etc. de algunas personas.

8. Odio que la gente se crea poderosa porque tenga más dinero.

9. Odio que me hagan planes y que luego me los retiren.

10. Y por último odio que la gente coja mis cosas para esconderlas y reírse un rato.

jueves, 29 de mayo de 2014

10 cosas que odia Lucía Sánchez

Diez cosas que odio

Os voy a contar diez cosas que no soporto o más bien que odio. Una de ellas es que yo vaya tranquilamente por mi casa descalza y venga mi padre gritándome que me ponga las zapatillas, con lo bien que se va sin nada en los pies. Pues bien, otra de las cosas son aquellas personas que solo te buscan cuando a ellos les interesa, porque están aburridos o porque quieren algo de ti. Más cosas, como por ejemplo el yo estar con mis amigas y que tu querida hermana venga  a interrumpir el momento y tú no poder decir nada a tu madre porque ella es la pequeña y sola se aburre. Y hablando de mi hermana,  eso de que los fines de semana  la dicha anteriormente empiece a realizar sonidos molestos y te despierte, pues no es muy agradable.
Voy a cambiar de hermanas a madres y he de decir que es muy buena conmigo pero el que yo esté estudiando  y entre a mi habitación a decirme algo de por la tarde,  de lo que debo de hacer o lo que no, pues me distrae y pierdo por dónde voy.
Bueno otra de las cosas que tanto odio es que me despierte por las mañanas y vaya al armario y no encuentre los pantalones que quería ponerme, porque estén lavando o en la plancha. Y hablando de ropa, que cuando me compro algo que está a la moda, lo estreno y a la semana siguiente hay eso pero más bonito y más barato, da mucha rabia. 

Cambio de tema y hablo del tiempo: por ejemplo, ahora que empezó a hacer calor todos pensamos que el verano había llegado,  pero no,  otra vez frío. Otra de las cosas por las que odiar al tiempo es que se pase la semana haciendo calor y llega el fin de semana,  en el cual tienes algo previsto, y llueva.
Ahora hablo de las clases, odio esas clases aburridas en las que la profesora explica y explica, es última hora y yo no me entero de nada.
A pesar de todo esto que os acabo de contar, también hay otras cosas que te alegran el día.
                                            Lucía Sánchez Miguel

miércoles, 28 de mayo de 2014

Las 10 cosas más odiadas de Nadia

                                            MIS 10 COSAS MÁS ODIADAS

-La falta de respeto: La personalidad y costumbres de una persona son lo que más tendemos a odiar todo el mundo, así pues la creencia de superioridad que demuestran algunas personas infravalorando a otras es una de las peores cosas que pueden existir.
-Las mentiras: Suele decirse que cuando te mienten lo odias porque te sientes engañado, en mi caso, lo odio porque es renunciar a la verdad, que es de lo que te compones, y por mucho que las adornes y conviertas verdades como puños en mentiras bien contadas que engañan a los demás, nunca te engañarás a ti mismo, y solo te centrarás en lo que piensen los demás, ocultando quién eres, o cómo fueron los hechos de la disputa que tuviste antes de ayer por el mero hecho de quedar bien.
-Las muñecas de porcelana: Siempre son protagonistas en las películas de terror, además tienen una rigidez y expresión antinatural, por lo que no transmiten buenas sensaciones.
-Los días demasiado calurosos: Nos quejamos durante todo el invierno de las tormentas que hay y el frío que hace, pero cuando llega el verano y en pleno agosto son las seis de la tarde y todavía estamos a 40ºC no nos hace mucha gracia, pues no podemos disfrutar de la calle, pero tampoco estamos del todo cómodos metidos en casa achicharrándonos debajo de un ventilador a máxima potencia.
-El desprecio hacia los libros: Hay personas que afirman quedarse dormidos con solo leer una página, pero yo pienso que en verdad no se atreven a seguir leyendo, por si les gusta y terminan siendo motivo de burla de unos pocos necios a los que les pasa lo mismo. Lo que ignora la gente que desprecia los libros es que son una de las únicas formas que tenemos de transportarnos a otra dimensión, escapar de la rutina e incluso viajar en el tiempo; por lo menos, una de las maneras más cercanas y fáciles que tenemos.
-El color rosa chicle: La mayoría de las veces se impone el color rosa como signo de tranquilidad, paz y perfección, pero hay un tono de rosa que realmente puede llegar a ser muy hortera, transmitiendo todo lo contrario a lo anteriormente dicho.
-Los chicles pegados debajo de las mesas: No hay nada mas ordinario y asquerosamente repulsivo que los chicles que pega la gente debajo de las mesas. Existiendo papeleras, la gente todavía no ha encontrado otra distracción mejor durante las clases, la espera en una recepción y cosas por el estilo, que sacarse el chicle de la boca, con babas y todo, y pegarlos debajo de la silla o mesa más cercana a su posición, proporcionándole una desagradable sorpresa a la persona que lo vea.
-Los perros pequeños: La gente suele comprar perros pequeños porque son más cómodos para tener en una casa pequeña, pero solo para los propietarios, porque las demás personas, ya sean vecinos, gente que se encuentran por la calle étc, tienen que soportar los insoportables ladridos que te hacen llegar a pensar que ese dicho perro se ha tragado un silbato y que luego se te quedan grabados en la memoria durante días.
-Las personas manipuladoras: Hay personas tan envidiosas que no tienen otra opción que manipular a la gente de su alrededor para llamar la atención, y por si no fuera poco, culpan a otra persona del disgusto de las personas a las que hace daño.
-La manía de algunas personas de cambiar de sitio tus cosas: No hay nada más estresante y frustrante que el hecho de que alguien que misteriosamente se declara inocente, cambie de lugar tus cosas. Simplemente porque son tus pertenencias y viola tu intimidad, quién sabe si moviendo un libro va a descubrir otra entrada oculta a la cámara secreta de Harry Potter, o lo que es más probable, que necesites algo urgentemente y no lo encuentres.

Nadia Bravo Ponce 2ºESO-B

Diez cosas que Sara detesta

                 DIEZ COSAS QUE SARA DETESTA

1. Que se bloquee la pantalla de mi móvil: algo que me molesta mucho de los smartphones es que parece que se enfadan contigo cuando les mandas hacer varias tareas a la vez. Entonces empieza a vibrar y ya no puedes hacer nada; todo lo que estabas haciendo se pierde y tienes que reiniciarlo.
2. Las personas inmaduras que, con su edad, van por los pasillos del instituto empujando a todo el mundo para abrirse paso; y no solo eso: además, van chillando y, al pasar cerca de tu clase, tenemos que cerrar la puerta porque no podemos continuar explicando la lección, y aún peor si ocurre esto mientras hacemos un examen.
3. La gente que va caminando por la calle, y, cuando pasas a su lado, se interpone delante de ti haciendo que no puedas pasar por tu lado; y todo porque esa persona iba distraída, principalmente, con su móvil.
4. La gente que no sabe respetar a las personas: por ejemplo, cuando un coche lleva la música altísima y para debajo de tu bloque para permanecer allí un buen rato hasta que se va, haciendo que tengas que ponerte unos tapones para no escuchar esa ruidosa música que no te ha dejado estudiar durante ese rato.
5. Las personas que van por la calle o están en el patio del instituto y tiran los envases o envoltorios de su merienda al suelo o entre un matojo de hierba, mientras estamos rodeados de papeleras “vacías”, ya que solo las usan las personas con una mínima pizca de conciencia. Y lo que es peor, cuando un profesor les ve y les pregunta, esa gente nunca reconoce que ha tirado su “basura” al suelo. Lo mismo ocurre cuando vas tranquilamente por la calle sin ninguna preocupación, y de pronto ves a una persona tirar su cigarrillo al suelo, o a otra tirar una bolsa vacía de pipas cuando acaba de pasar delante de una papelera. Eso sí es preocupante, porque no sabes qué pensar, si es simple vaguería o si lo hacen para ver el suelo de la ciudad como un auténtico vertedero lleno de porquerías, por el que no se puede ni pasear sin tener que pisar chicles o ir viendo cómo un envoltorio es arrastrado por el aire unos pasos delante de ti. Y no hablemos de los excrementos de perro. Esa es, sin duda alguna, la cosa más repugnante que puedes observar tú mismo cada día.
6. Y, dejando de lado la sociedad actual, otra cosa que me da un poco de rabia, es llegar un día a tu casa, estando feliz por la nota de un examen, y que te “amargues” la tarde con una buena tanda de deberes de casi todas las materias y que no tengas nada más que un ratito para tus hobbies, como escuchar música o ver la tele, cuando tenías pensado salir a dar una vuelta con un amigo o pasarte toda la tarde viendo series o vídeos graciosos en el ordenador; y entonces te das cuenta de que por culpa de esos deberes, vas a tener que dejarlo para el fin de semana.
7. No soporto la gente que está comiendo cerca de ti y habla mientras come, dejando ver toda su boca llena de comida masticada, y que además ensucia el alrededor al caerse trozos de su bocadillo o lo que contuviese su bolsa de snacks (que posteriormente serán pisados).
8. Odio salir al balcón de mi casa a tomar un poco de aire, y que el vecino de al lado esté también en su terraza y de repente nos crucemos las miradas. Es algo que me incomoda mucho y que hace que tenga que volver a entrar en casa.
9. Detesto que al entrar en un sitio público para ver un acto de cualquier tipo (una peli, una representación teatral, un pequeño concierto, etc) casi siempre tenga que sentarme en el peor sitio (o no sentarme) y ver cómo aquella gente que entra a base de empujones se ha sentado en un buen sitio. Para mí es un fastidio y sobre todo una falta de educación muy considerable por parte de esas personas. Algún día llegaremos a que un responsable de seguridad haga entrar a todas las personas asistentes al acto público en fila y por orden, de uno en uno, como hacen los niños de tres años en la guardería. Sería una falta de dignidad por culpa de personas inmaduras.

10. Me da mucho coraje estar en mi habitación durmiendo o estudiando, y escuchar cada una de las palabras que dice la televisión, como si esta estuviese dentro de mi cuarto, haciendo que tenga que ir a bajar el volumen.   

Cosas que odia Lazrak


1ª No me gusta la gente que fuma

2ª No me gusta coger las cosas de los demás.

3ª No soporto que me vacilen.

4ª No me gusta las personas que contestan a los profesores/as.

5ª No soporto ruidos en clase.

6ª No soporto que estén dando vueltas en clase.

7ª No aguanto las tonterías.

8ª No soporto coger libros de biblioteca y que se pase la fecha de renovar.

9ª No soporto tirar cosas por la ventana.

10ª No soporto no poder escapar del centro.


Lo que no soporta Omar


1. No soporto levantarme muy temprano.
2. No aguanto el ruido.
3. No soporto el olor de los cigarros, porros...
4. No soporto tener muchos exámenes en una semana.
5. No aguanto mucho el calor, sobre todo si llevo mucha ropa.
6. No soporto a la gente muy creida.
7. No me gusta tener muchos deberes.
8. No me gusta el aburrimiento.
9. No aguanto las tonterias.
10. No soporto a algunos profesores/as.

10 cosas que odia Moha Sanif



1. Odio cuando suena el despertador y me tengo que levantar.

2. Odio estar sin internet en el móvil.

3. Odio cuando suspendo algun examen.

4. Odio que me expulsen del I.E.S.

5. Odio cuando por la mañana hace frío y me pongo mucha ropa y después cuando hace calor la        tengo que recoger.

6. No soporto a quien me vacila.

7. No soporto que me insulten.

8. Odio cuando alguien me coge algo sin permiso.

9. Odio las clases que tengamos que escribir mucho.

10. Odio cuando nos traen los portátiles y después no funcionan.

martes, 27 de mayo de 2014

10 cosas que detesta Cristina Pino

          10 COSAS QUE DETESTO

1. Odio esos momentos de incómodo silencio cuando te dejan a solas con alguien que acabas de conocer y estás pensando todo el rato en qué decir para sacar conversación.
2. Detesto los prejuicios. A pesar de lo que me digan sobre una persona, intento conocerla por mí misma, sin dejarme influenciar por lo que digan los demás .
3. Odio cuando la gente “te corta el rollo” y te hacen sentir como un auténtico idiota aunque tú te lo estés pasando en grande .
4. No me gustan nada esas épocas de exámenes en las que no consigo concentrarme. Mi único recurso para relajarme es morderme los dedos,  al final parece que tengo la lepra y además mi madre no hace más que regañarme, pero no comprende que es un vicio que tengo .
5. Odio esos dibujitos que te dejan en la mesa de clase o en la agenda con corazones y otros mensajes. Eso no me gusta por la simple razón de que el profesor u otro amigo en cualquier momento puede cogerte la agenda y cotillearla, empezando los rumores .
6. Odio las películas de terror porque soy muy miedosa y me asusto por nada. Luego, lo peor es que por las noches me sueño con los personajes y me quedo traumatizada durante varios meses; incluso me da miedo pasar sola por el pasillo cuando es de noche.
7. Odio tener que ir al dentista, ya que le tengo un pánico impresionante desde pequeña.
8. Odio el vértigo que tengo, y que a veces me impide hacer muchas cosas que me gustarían. Me da tanta rabia que me suelo poner a llorar, ya que soy de lágrima fácil.
9. Odio los bichos, me dan mucha grima. Hasta al  hablar de ellos me entran picores por todo el cuerpo .
10. Detesto esos momentos en los que te encuentras entre la espada y la pared con seres queridos. No sé que decir y prefiero callarme para no herir a nadie con mi opinión.

                                             Cristina Pino Lorente

10 cosas que detesta Ana

DIEZ COSAS QUE DETESTO


1. La hipocresía: No me gusta que la gente finja tener creencias, virtudes, sentimientos o cualidades que no tienen. Tú puedes ser más chulo creyendo tener cosas que no tienes, pero no serás tú mismo, será como si tuvieras dos caras.

2. Que una persona me mire de arriba abajo: La gente te desprecia si hace eso, es como si tú tuvieras menos clase que ellos y eso no es así. Cada uno tiene sus cosas, nadie es igual, y mejor.

3. Que me critiquen: Esta sociedad es una mierda, todo lo que haces te lo critican, si vas muy tapada o poco tapada, si eres delgada o gorda, si eres fea o guapa. No hay punto intermedio, encima el que más crítica es el que más tiene que callar. TODOS tenemos errores, no hay NADIE perfecto.

4. La impuntualidad: Si has quedado con alguien a las 8, y vive lejos, lo más normal es que salga de casa un rato antes, no justo a las 8 cuando esa es la hora a la que se ha quedado. Luego llegan tarde y ponen la excusa de que mi perro me había cogido el móvil y no le encontraba o que mi madre me estaba planchando la camiseta. A ver, que no tienes perro y tu madre está en la tienda de enfrente trabajando.

5. Mi pelo: Odio tener el pelo rizado y medio largo, medio corto, yo lo quiero tener liso y largo. A veces he pensado en ponerme una peluca, pero no, no queda tan natural. Tengo en mente en hacerme un alisado que duran 6 meses, pero cuando se acabe lo volveré a odiar.

6. Que la gente comente la película cuando la estáis viendo: Vamos a ver es que no entiendo porque la gente tiene que comentar todo lo que pasa en la película, la estoy viendo, me estoy enterando, no hace falta que tú me lo retransmitas.

7. Que me comparen con otra persona: Cada persona es un mundo y cada una es diferente, no tienes por qué compararle con otra porque seguro que esa tiene también defectos. Eso está más que asegurado, si una persona es guapa y gorda y otra fea y flaca, no las compares, porque tendrán cada una un defecto y una virtud.

8. Que la gente coma con la boca abierta: Esto lo odio por dos razones: la primera porque le veo todo lo que tiene, la comida ahí desmenuzada y mezclada, y la segunda porque se le puede caer y eso sí que lo odio. Así es que si nos crearon con bocas, teneoslas cerraditas al comer y todo el mundo feliz.

9. Las moscas que revolotean en tu oreja y no te dejan dormir: Esto es una cosa que odio bastante, no se puede ir la maldita mosca a revolotear a otro sitio, no, a mi oreja. Hasta que ya te levantas de la cama, vas a por el espray matamoscas, llenas la cama de ello y no te puedes echar porque huele mucho y te puedes intoxicar.

10. Que a alguien le huelan mal los pies: Sí, yo soy a la primera a la que la huelen, pero ya tengo bastante con mi olor como para que venga alguien con el suyo y luego que también le cante el alerón, que ya sí que se monta una fiesta de olores que tiran para atrás y no hay quien vuelva a entrar en esa habitación.

Ana Hernández García 2º ESO B

10 COSAS QUE ODIA PABLO

10 COSAS QUE DETESTO



Detesto hacer las preguntas de debajo de un texto.

Detesto que alguien se crea mejor que el resto.

Detesto que en una partitura de música ponga “presto”.

Detesto que un policía diga: “yo le arresto”.

Detesto que alguien se quede traspuesto.

Detesto que alguien hable sin hacer ni un solo gesto.

Detesto oler algo descompuesto.

Detesto que haya algo “supuesto”

Detesto que cuando lo necesito no encuentre ningún puesto.

Detesto tener que contaros esto.


Y estas son las diez cosas que detesto, podría seguir pero me voy a jugar al baloncesto.

Detestaciones varias (I)

¿El punk es amor? Eso dice Nina Hagen, que algo sabe de ambas cosas.  Pero, aunque fuera como travesura, los grupos más gamberros de los 80 juguetearon con la idea de dar la vuelta a las canciones tradicionales de amor y convertirlas en canciones de odio. Desde luego, no de odio a un colectivo, por motivos racistas, sexistas u otras cochambres; más bien recogiendo la tradición milenaria de la sátira, que utiliza el humor para combatir lo que a uno le da grima o ajustar cuentas con un amor que salió vano. Unos jovencísimos Alaska y los Pegamoides cantaban así:



En su aclamado London Calling, por su parte, The Clash analizaban sin ningún romanticismo la relación odiosa del consumidor de droga con su proveedor de sustancias ilegales (vulgo camello): Oh, anything I want / he gives it to me. / Anything I want / he gives it, / but not for free, / it's hateful / and it's paid for / and I'm so grateful / to be nowhere.



Otro notable de esos años, Bob Geldof, se hizo conocido con una canción que también habla de fobias, en este caso a los lunes:


La fobia a los lunes tiene entre nosotros precedentes ilustres: el joven Fernando Savater escribió que el Estado debió sin duda inventarse un lunes (el mismo lunes en que se inventaron los lunes). El costado escolar del asunto está también bien atendido por la canción que da nombre al primer LP de Tequila, Matrícula de honor:


Por los mismos años, un alumno que no debió de ser muy feliz en su rol de tal, Roger Waters, se despachaba a gusto contra el sistema educativo inglés en la canción más conocida de The Wall:

We don't need no education, 
we don't need no thought control. 
No dark sarcasm in the classroom, 
teacher, leave the kids alone! 

lunes, 26 de mayo de 2014

Diez cosas que Sandra encuentra odiosas

RAZONES POR LAS QUE ODIAR 


1. Odio la maldad en el mundo, la sociedad cada vez va a peor. Me refiero a las personas, antes la gente era mejor. Ahora no se aguantan y cometen actos violentos.

2. La gente que roba y mata solo por placer, para hace daño.

3. Las personas que dicen ser tus "amigos", pero cuando más los necesitas te abandonan en los peores momentos.

4. Las madres que abandonan a sus hijos, por la comodidad de tener una vida mejor.

5. Odio que la justicia no sea igual para todos, que esas personas no sean castigadas como merecen.

6. Odio la hipocresía de las personas, critican a algunas personas por hacer algo y después lo hacen.

7. El machismo, ya que a día de hoy, hay muchas sociedades, religiones, culturas que siguen pensando que la mujer es inferior.

8. Cómo las personas pueden llegar a hacer tanto daño, tanto a la sociedad como a nosotros.

9. Odio a esas personas que se lo tienen tan creído, se creen superiores a cualquier persona, y son menos que nadie.

10. Odio la homofobia, ya que las personas tienen derecho a elegir sobre su sexualidad.

10 cosas que odia María

10 COSAS QUE ODIO


1. Odio profundamente a las personas que te cuentan el final de una película, serie o demás y se van como diciendo "¡Qué bien lo he hecho! ¡Qué grande soy!".

2. Odio los tweets de amor que parece que te van a hacer vomitar arcoíris en cualquier momento.

3. Odio a los vecinos molestos que siempre están de obras, a cualquier hora y cualquier día.

4. Odio despertarme unos minutos antes de que suene el despertador.

5. Odio a esas personas que van en el coche y ponen la música muy alta y bajan las ventanillas para que todo el  mundo lo oiga, aparte de que suele ser reggaetón.

6. Odio el reggaetón con toda mi alma, es una música que no debería existir.

7. Odio a la gente que va al cine y hace de todo menos ver la película y se dedican a molestar.

8. Odio a los anuncios que duran más de 15 minutos.

9. Odio las corridas de toros y todo aquello que tenga que ver con maltratar a un animal.

10. Odio el machismo, toda mujer tiene los mismos derechos que los hombres.

María Luengo

10 cosas que alguien odia

10 COSAS QUE ODIO


1. Odio los anuncios, cuando estás viendo una serie que te encanta y en la mejor parte ¡salen anuncios!

2. Odio estar hablando y que me interrumpan para hablar de otra cosa que no tenga nada que ver.

3. Odio que la gente se casque los dedos cerca de mí, ¡no soporto el sonido!

4. Odio que la gente huela mal. Estar con alguien con mal olor corporal o mal olor de aliento...

5. Odio a las personas mentirosas, aquellas que te dicen una mentira tras otra, que incluso llega un punto en que se las creen.

6. Odio que la gente no haga por mí lo que yo hago por ellos.

7. No soporto que la gente no me coja el teléfono cuando les llamo.

8. No puedo aguantar estar con una persona que tenga algo entre los dientes.

9. Odio perder algo, aunque sea una tontería, no puedo parar hasta encontrarlo.

10. Y sobre todo, odio el machismo, no puedo con las personas machistas, me ponen demasiado nerviosa.


Diez cosas que Irene odia

10 COSAS QUE ODIO


1. Odio que me estén tocando continuamente el brazo o el hombro cuando me hablan, no me gusta que me toquen y la gente lo hace.

2. Odio que al suspender un examen la gente se acerque a ver mi nota y me diga: "¿Cómo has podido sacar eso? Tú nunca suspendes".

3. Odio entrar a un sitio y que te miren de arriba a abajo, pienso que es una falta de respeto y más si te miran con desprecio.

4. Odio que la gente mienta y más cuando sé la verdad y no me la cuentan.

5. No me gustan las personas cotillas, si tanto les importa mi vida que vengan y me pregunten, pero que no hablen de mí a mis espaldas.

6. Odio que la gente malpiense de las amistades de un chico con una chica, qué pasa ¿tienen que ser novios al llevarse bien?

7. Me ponen enferma las personas falsas, y más cuando fingen llevarse bien y después dan la cuchillada por detrás.

8. Me pone enferma que me lleven la contraria y más cuando tengo razón.

9. Odio que me levanten la voz o me griten cuando yo mantengo mis formas y mis modales.

10. Odio a la gente que te mira por encima del hombro, que se creen superiores a ti y los mejores del mundo.

10 cosas que Sole odia

10 COSAS QUE ODIO


1. Levantarme quince minutos antes de que suene el despertador y ya no ser capaz de dormirme más.
2. Que cuando hago una tortilla, se me queme.
3. Odio que me interrumpan cuando estoy hablando o contando algo.
4. Tener agujetas el día después de haber tenido educación física sin apenas haber hecho nada, solo correr un poco.
5. Odio pasar por una calle y que huelan mal las alcantarillas y las tuberías.
6. Odio cuando como algo con el tenedor y pincho algo y chirría el tenedor contra el plato.
7. Odio a la gente chula, prepotente y vacilona.
8. Odio hacer algo en un examen de matemáticas, borrarlo, hacer otra cosa y descubrir después que tenía bien lo del principio.
9. Que a las siete de la mañana cuando salgo de casa haga frío y salga abrigada y luego a las dos de la tarde haga mucho calor y tenga que ir cargada con la chaqueta.
10. Odio que Óscar me coja el estuche.

domingo, 25 de mayo de 2014

10 cosas que Álvaro no soporta

10 COSAS QUE NO SOPORTO


1. No soporto a la gente que viste a sus perros con ropa, me parece algo inútil y ridículo.
2. No soporto a la gente que fuma a mi lado y me echa el humo en la cara porque me hacen respirar el humo de sus cigarros y aparte de ser malo para la salud odio ese olor.
3. No soporto a la gente que siempre se compra las mismas cosas que me compro yo.
4. No soporto a la gente que cambia su forma de ser cuando está con otras personas.
5. No soporto que mi madre entre en mi habitación y quede la puerta abierta al salir, porque entonces tengo que levantarme yo.
6. No soporto dar clase con las persianas bajadas cuando hace sol porque cuando salgo a la calle y me da el sol en la cara me duelen un montón los ojos.
7. No soporto la música house porque no me parece música, sino ruido.
8. No soporto a la gente que compra cosas raras solo por aparentar.
9. No soporto a la gente que fuma y bebe alcohol solo porque lo hacen los demás.
10. No soporto a la gente que te agarra y te habla dando voces cuando estás a su lado.

Diez cosas que odia Irene

DIEZ COSAS QUE ODIO


1. Odio a la gente que va de víctima cuando en realidad no tiene motivos.
2. No soporto a la gente que se alegra del fracaso ajeno.
3. Odio a la gente que no tiene dignidad, porque, aunque en algunos casos hay que dejarla de lado, lo primero eres tú.
4. Odio a la gente que te sigue mintiendo aunque tú ya sepas la verdad.
5. No soporto a las personas que te niegan el saludo.
6. Odio la corrupción política, pues no tienen derecho a robar a los demás.
7. Las personas que se creen superiores a ti no las soporto, pues en esta vida todos somos iguales.
8. Odio a las personas que solo hablan de fútbol.
9. La gente que necesita humillar a otras personas para sentirse bien, no la aguanto.
10. Odio a la gente que no tiene personalidad.

10 cosas que odia Ángela

10 COSAS QUE ODIO


1. Las mentiras. Aunque la verdad duela, prefiero saberla a creer mentiras y ser feliz.
2. La gente que se cree superior. Todos somos iguales, no hay nadie mejor que nadie.
3. Las niñas que van al instituto, que se echan muchísimo maquillaje y se ponen ropa provocativa y además se piensan que son superiores.
4. La homofobia. Nadie elige de quién se enamora.
5. El racismo. No nos dividimos por razas, ni las hay superiores e inferiores.
6. La gente que por ser dos años mayor que yo se cree que no sé nada y ellos todo.
7. La gente que maltrata a los animales por diversión o aburrimiento.
8. Que me lleven la contraria cuando claramente tengo razón.
9. El orgullo. Pero solo de esa gente que no es capaz de tragárselo.
10. Que me echen las culpas cuando no he hecho nada o ni siquiera estaba delante.

10 cosas que odia Nicolás

10 RAZONES PARA ODIAR


1 Perder cosas : cuántas veces estas tranquilamente y de repente te acuerdas de que tienes que hacer algo muy importanté como entregar un trabajo o simplemente salir a hacer algo y de pronto darte cuenta que te falta algo tan sencillo e insignificante como las llaves, pero que sin las cuales no puedes ir a ninguna parte, y esto no solo ocurre con las llaves, sino con cosas tan útiles y fáciles de perder como la cartera, las gafas, la chaqueta o simplemente el cargador del móvil.

2 Estar tranquilamente hablando un rato con alguien por WhatsApp y escribir algo, enviarlo y luego darte cuenta de que el autocorrector del móvil ha cambiado lo que querías decir por algo completamente diferente.

3 Estar una tarde entre amigos, decidir comprarte un refresco con gas y que al ernpezar a abrirlo se empiece a derramar todo el refresco por causa del gas.

4 Buscar información en Internet y que tarde siglos en cargar.

5 La gente que aparente ser de una manera en un determinado lugar o con una determinada gente y que sea de otra manera en otro sitio o con otras compañías.

6 Estar tranquilamente dormido y que de repente suene el móvil y que te llegue un mensaje o que te llamen.

7 La injusticia .

8 Cuando la gente no tiene ni idea de un determinado tema y aun así intentan explicarte algo.

9 La gente que está esperando ver fallar a alguien para alegrarse .

10 Llegar a un sitio tarde y que todo el mundo se quede mirándote.

10 cosas que odia Óscar

COSAS QUE ODIO



1. Cambiar la respuesta en un examen y al entregarlo darte cuenta de que estaba bien la primera opción.

2. Estar hablando de algo, que me cambien de tema y olvidar qué estaba diciendo.

3. Ir a mi habitación a buscar algo y al llegar olvidar lo que era.

4. Que me cuenten una película entera que quería ver.

5. Estar hablando con alguien y que se crea que tiene razón, pero en realidad no tiene ni idea.

6. Que estrene unas zapatillas y tenga mucho cuidado en no ensuciarlas pero aún así acaban manchándose.

7. Estar estudiando y oír a mi vecino gritar y no poder concentrarrne.

8. Acordarme de la letra de una canción pero no recordar su titulo y el intérprete.

9. Que la conexión a internet deje de funcionar cuando estoy utilizando el móvil.

10. A las personas que se quejan por todo sin ninguna razón.

Óscar Miguel

10 cosas que odia Juan Carlos

10 COSAS QUE ODIO A MUERTE


—La (MALA) prensa rosa: me "cabrea" bastante cómo estos "periodistas" salen hablando en la televisión soltando chismes de Ia gente, haciendo el payaso y encima organizando pseudodebates que te taladran los oídos al escuchar bailadora, bacalado o curriculúm vitá a
30000 decibelios en un intento de sonar más refinados. La cantidad de buenos periodistas que
habrá en paro...

—Los jeroglíficos: dícese de aquel mensaje habitual en servicios de mensajeria electrónica que
requiere de un análisis para su comprensión. Ej: xq m gta mxo s jgo. (Lo peor es que el mensaje
es real). ¿Tanto costará escribir normal?

—Los bombardeos de whattsapp: no es que me moleste la aplicación en sí, de hecho creo que es
muy útil, lo que odio es tener que volver a instalar el programa en el móvil porque he recibido
1001 mensajes en un par de dias en los que lo he tenido apagado. Luego los mensajes siempre
son tonterías.

—El "futbolcentrismo": la selección española de balonmano consigue la copa del mundo.
Titular en prensa deportiva: El equipo X quiere vender más gorros en sus tiendas; en una
esquina de la parte inferior, España gana en balonmano. No es que no me guste el futbol, pero es que a veces parece que no existe€n más cosas.

—La "móvildependencia": ver a gente que se pone a llorar como una descosida o que casi le da
un infarto al no encontrar su móvil lo resume todo.

—Asociaciones que sacan polémicas de donde no las hay: es fácil, el cambio climático es un
problema gordo, la caza furtiva en un videojuego con una calificación adecuada o una canción
con tacos no lo son.

—Los cuadros de hoy en día: antes se tenía que pintar de forma original y utilizar una buena
composición en un cuadro para que este tuviera éxito. Ahora un mono con tembleque puede
hacer una obra maestra.

—Los atascos viajando en coche.

—Sacar un 4.9:  rabia. Solo eso.

—Los anuncios de colonia (la mayoría): chico/a en ropa interior posando de forma chexy (sí lo he
escrito bien) como queriendo decir "Mira cómo estoy" y al final se oye Eau de parfum. Y no
sabes si te querían vender una colonia o querían insultarte sin que se notara.

Juan Carlos Serrano

10 cosas que Raúl odia

10 COSAS QUE ODIO



1. Entre las cosas que odio, una es la publicidad en la televisión, la ponen cuando estás viendo
algo que te interesa.
2. Una cosa que también odio es que ciertas personas, cuando alguien hace mal algo, se lo
echan en cara.
3. Odio que a veces después de estudiar te salga un examen mal.
4. Detesto que algunas personas juzguen a otras sin saber cómo son en realidad.
5. No me gusta nada cuando una tiza chirría en la pizarra.
6. Odio volver a empezar una cosa que ya he hecho.
7. Me fastidia que la gente finja ser otra para caer bien.
8. Odio que haya gente que solo se divierta metiéndose con otra.
9. No me gustan los lunes porque vuelves a la rutina.
10. No me gusta que las personas no hagan deporte.

Raúl García Quiroga

viernes, 23 de mayo de 2014

10 cosas que Isma odia


1. Odio a la gente a la que le cuentas una cosa y luego al día siguiente se lo cuenta a todo el mundo.
2. Odio a las personas que van de amigo y luego te ponen verde a las espaldas.
3. Odio a las personas que te miran, cuchichean y luego se ríen.
4. Odio quedar con los amigos y que llueva.
5. Odio a la gente que va de guay.
6. Odio que me llamen la atención.
7. Odio a la gente que se mete con otros para hacer la gracia.
8. Odio que la gente con la que estoy hablando de repente se ponga a hablar con otro, sin dejarme terminar.
9. Odio ser el centro de atención.
10. Odio las matemáticas.

jueves, 22 de mayo de 2014

10 cosas que odia Anastasia Fernández


1. Odio a la gente que te deja de hablar de la noche a la mañana sin ningún motivo.
2. Odio a la gente que te habla mal de alguien y luego le hace la pelota a esa persona.
3. Odio a la gente que intenta caerle bien a todo el mundo.
4. Odio plancharme el pelo para salir de fiesta y que llueva.
5. Odio al típico amigo que viene y te cuenta una película que se la cree hasta él.
6. Odio que lean mis mensajes y no me contesten.
7. Odio a los flipados y flipadas que intentan quedar por encima de ti.
8. Odio a la gente que se deja manipular.
9. Odio a la gente que fuma o bebe para hacerse el guay.
10. Odio que me falte la última frase que poner.

miércoles, 21 de mayo de 2014

La Rima del Viejo Marinero (Samuel T. Coleridge)


Samuel Taylor Coleridge escribe La rima del viejo marinero a finales del siglo XVIII, en un momento de colaboración creativa con otro poeta inglés William Wordsworth. Ambos introducen el romanticismo en la literatura inglesa.

Coleridge, a diferencia de Wordsword, que se inspira en las cosas sencillas de la vida cotidiana, acude al misterio, a lo sobrenatural; pero lo hace humanizándolo, acercándolo al lector de manera que resulte creíble.

El poema relata la historia de un marinero en un largo viaje por el mar. Lo que hubiera sido una travesía normal, con las vicisitudes propias de una navegación prolongada, se torna en una experiencia trágica. Un marinero, sin motivo aparente, mata a un albatros que aparece. Sus compañeros lo culpan porque el ave es símbolo de buenos augurios.

Cuando el viento se calma y escasea el agua, la tripulación condena al marinero a colgar de su cuello al albatros, para expiar su error.

El barco tiene un encuentro fantasmal con la muerte y la muerte-en-vida que se juegan a los dados el destino de los navegantes. La segunda consigue solamente al marinero, que tiene que convivir con los cuerpos de sus compañeros fallecidos.

Aparece en él el sentimiento de culpa y bendice a las criaturas naturales. A partir de ahí cae el albatros de su cuello y un ermitaño le absuelve. Su penitencia consistirá en contar su historia, que es precisamente lo que hace en el poema con un invitado de una boda.

El simbolismo está presente en todo el poema. Es un viaje iniciático donde el protagonista se reencuentra con la naturaleza, con las criaturas creadas, descubre su valor y aprende a respetarlas. Todo envuelto en culpabilidad, castigo y redención, con imágenes evocadoras y una atmósfera sobrenatural, pero enormemente realista.

Tanto en literatura como en música se pueden encontrar obras inspiradas en La rima del viejo marinero. Así Charles Baudelaire, el poeta más representativo del simbolismo francés, compone el poema Albatros, mucho menos extenso que el de Coleridge (consta solo de cuatro cuartetos en  alejandrinos) apoyándose en él.

El albatros de Baudelaire encarna al poeta romántico y los marineros a la sociedad. Cuando esos pájaros están volando son grandiosos, son reyes del cielo, al igual que el poeta cuando compone libre. Pero los marineros se aburren y cazan albatros por divertimento, sin que ellos les hayan dado ninguna razón, son simples compañeros de viaje; del mismo modo, la sociedad ataca, se burla, critica al poeta, al que no comprende.

El mundo en el que se desenvuelve el poeta nada tiene que ver con el mundo de los demás, y si bien en ese su mundo él es el príncipe y se mueve con soltura y grandeza, cuando se ve obligado a descender al mundo material se vuelve torpe, inseguro, débil y hasta grotesco. Sus grandes alas, es decir, la imaginación, lo que le hace libre en el cielo, de nada le sirve en la tierra; el poeta solo es un estorbo en una sociedad materialista con la que no se identifica. Se siente perdido y no conoce otras armas que la inspiración, los sentimientos, las emociones, inútiles para enfrentarse a la incomprensión de los que no comparten su cielo y están dispuestos a acabar con él por simple placer, menospreciando el valor de los diferentes.

Iron Maiden en su quinto álbum Powerslave de 1984, considerado por muchos el mejor de la historia del heavy metal, hace un homenaje al poema de Coleridge en la canción The Rime of the Ancient Mariner. Es el tema más largo del grupo, y en él se encuentran dos aparentes opuestos: el metal y la poesía, fusionados con acierto para lograr una potente canción. Todo un referente a la hora de mezclar heavy y lírica.

Steve Harris se plantea recuperar la estética romántica, recontextualizándola en una pieza musical que recrea la atmósfera del romanticismo, y que evoca la ambientación fantástica y sobrenatural que caracterizó a aquel.

El poema de Harris resume la trama del original, pero conserva su estructura. Incluso incluye dos estrofas extraídas literalmente del de Coleridge.

Utiliza recursos musicales para transcribir lo más fielmente posible la intención del poeta. Así en los versos 75 y 76 incorpora varias voces, que sugieren el papel del tercer narrador del poema original. Destaca la percusión cuando la muerte se acerca, a modo de los latidos de los corazones de los marineros que se aceleran; mientras permanece en silencio en el momento de la muerte. Pone los distintos elementos de expresión musical, al servicio de una interpretación fidedigna de la obra original.


Otro ejemplo de canción con inspiración en este poema lo representa el tema Echoes de Pink Floyd. Es una composición de más de veintitrés minutos de su álbum Meddle (1971), en la que participaron los cuatro componentes que en ese momento formaban el grupo.

Comienza nombrando al albatros y trata sobre la soledad que puede sentir el hombre en cualquier medio.

Terminaré evocando el poema pensando que quizás mañana nos despertaremos más tristes, pero más sabios.

Irene Camacho García

Mujeres memorables: Amalie Emmy Noether (Vicente González Sánchez)


Amalie Emmy Noether fue una matemática alemana de origen judío que realizó sus investigaciones en las primeras décadas del siglo XX.

En su época su genialidad fue ampliamente reconocida por la comunidad matemática. Los grandes matemáticos y científicos de su tiempo como Hilbert, Weyl, Einstein… alabaron su talento, y sobre ella Jean Diudoné dijo que era “la mejor matemática de su tiempo, y uno de los mejores matemáticos (hombre o mujer) del siglo XX”. A pesar de ello, la vida profesional de Emmy estuvo marcada negativamente por su condición de mujer.

Amalie Emmy Noether nació en Erlangen (Baviera, Alemania) el 23 de marzo de 1882. Su padre fue el matemático Max Noether, lo cual influirá en la decisión futura de Emmy de estudiar matemáticas. Emmy hasta los 15 años asistió al Höhere Töcheter Schule de Erlangen, donde estudió alemán, inglés, francés, aritmética y danza. No destacó académicamente, aunque era conocida por ser inteligente y amable. A Emmy la enseñaron a cocinar y limpiar, como se acostumbraba con las jóvenes de su época. Después de esta formación básica estudió francés e inglés, para ser profesora de idiomas y en 1900 superó las pruebas que la calificaban para poder enseñar idiomas en cualquier institución educativa femenina. Después de obtener este título, el ambiente matemático en el que se desarrollaba su vida, entre su padre y los amigos de este, orientó sus estudios hacia las matemáticas.

Decidió continuar sus estudios en la Universidad de Erlangen-Núremberg, pero dos años antes el Senado de la Universidad de Erlangen había declarado que la admisión de mujeres estudiantes “destrozaría todo orden académico”; sin embargo, se les autorizaba a asistir a clase con un permiso especial, que no les daba derecho a examinarse. Emmy fue la única alumna entre 984 estudiantes. En 1903 marchó a la Universidad de Göttingen, donde asistió a cursos impartidos por Hilbert, Klein y Minkowski, y en 1904 regresó a Erlangen, donde habían cambiado los estatutos de la Universidad y pudo proseguir sus estudios de doctorado, que realizó bajo la tutela de Paul Gordan. En 1907 obtuvo el grado de doctora “cum laude” con la tesis titulada: Sobre los sistemas completos de invariantes para las formas bicuadráticas ternarias, que fue publicada en 1908.

La fama de Emmy creció rápidamente así como sus publicaciones. En 1908 es elegida miembro del Círculo Matemático de Palermo, y en 1909 se incorporó al Mathematiker Vereinigung de Alemania. Ese mismo año es invitada a dar conferencias en Salzburgo y en 1913 en Viena. A pesar de este reconocimiento público, su trabajo en la Universidad de Erlangen consistía únicamente en ayudar a su padre: lo sustituía cuando estaba enfermo y continuaba con sus investigaciones pero sin percibir salario alguno.

En 1915 fue invitada por David Hilbert y Félix Klein a trabajar con ellos en la universidad de Göttingen, que en aquella época era el principal centro matemático de Alemania y probablemente de Europa. Este periodo de la vida de Emmy Noether estuvo marcado por una intensa producción científica, que determinó su aportación a las matemáticas y a la física. Una vez más, su condición de mujer determinó su situación, ya que el reglamento vigente de la Universidad de Göttingen indicaba explícitamente que los candidatos debían ser hombres, por lo que Emmy no pudo presentarse a las oposiciones como profesora universitaria. Hilbert, uno de los mejores matemáticos de todos los tiempos, quiso corregir esa injusticia, pero sus esfuerzos no tuvieron éxito. Hilbert y Emmy Noether encontraron un sistema para que ella pudiera impartir clases: las clases se anunciaban bajo el nombre de Hilbert y ella figuraba como ayudante. De esta manera pudo probar su competencia y ser mejor conocida.

Finalizada la Primera Guerra Mundial, Alemania pasó a ser una republica y por primera vez las mujeres tuvieron derecho a voto y fue derogado el anterior reglamento de oposiciones. En 1919, Emmy presentó como tesis de habilitación su trabajo Invariante Variationsprobleme junto con doce artículos ya publicados y dos manuscritos adicionales. En 1922 fue nombrada «profesor extraordinario y no oficial». No tenia derecho a sueldo, pero pudo obtener pequeñas retribuciones por su grado de experta en álgebra. En 1932 recibió junto con Artin el Alfred Ackermann-Teubner Memorial, premio para el Avance del Conocimiento Matemático. A pesar del reconocimiento obtenido por este éxito, los cambios políticos y la llegada de Hitler al poder le obligaron a abandonar Alemania. Primero pensó en marchar a Rusia y se puso en contacto con su amigo Alexandroff, pero pasó demasiado tiempo antes de que le contestaran ofreciéndole un puesto. En abril de 1933 se le retiró su derecho a ejercer como profesora por ser judía, lo cual la empujó al exilio. A finales de ese año se marchó a Estados Unidos como profesora invitada en una universidad femenina. En febrero de 1934 comenzó a trabajar en Princeton, en el Instituto de Estudios Avanzados, donde también se encontraba Albert Einstein.

En abril de 1935 los médicos le descubrieron un tumor pélvico. La operación, en principio no demasiada seria, se complicó. Emmy Noether falleció cuando tenía 53 años y estaba en el apogeo de su fuerza creadora. En los meses que siguieron, comenzaron a aparecer homenajes por escrito por todo el mundo: al de Albert Einstein se unió los de van der Waerden, Weyl y Pavel Alexandrov. Su cuerpo fue incinerado y sus cenizas enterradas en el claustro de la biblioteca M. Carey Thomas Library en Bryn Mawr.

Vicente González Sánchez

viernes, 16 de mayo de 2014

10 Cosas que Recio odia.


10 Cosas odiosas para Recio
------------------------------------------


1º No me gusta la gente a la que no le gusta la música.
---
2º Odio que me confundan con otro.
---
3º A los homófobos y racistas.
---
4º Que el Internet del móvil funcione lento.
---
5º Los que critican a los demás.
---
6º Que en la cárcel tengan mejor calidad de vida que en la calle.
---
7º No me gusta que hablen de mí a mis espaldas.
---
8º Planear algo y que salga mal.
---
9º Saber que no voy a volver a ver a una persona.
---
10º Cuando alguien me dice ''Tenemos que hablar''.

Alumno: Carlos Recio Mesa

10 cosas que Esther odia.


Odio tener que esperar a la gente impuntual, las personas con temas monótonos de conversación como el fútbol que aunque intentes cambiar de tema siempre hablan de lo mismo.

No soporto la intransigencia ni la hipocresía ni a las personas que se creen superiores y desprecian al resto.

Me parecen tediosas las largas colas en urgencias pues si estás ahí es porque no puedes esperar para que te atiendan.

No soporto que la gente quiera hacerme fotografías pues si quieren verme solo tienen que quedar conmigo y si lo que quieren es tener un recuerdo, pienso que el mejor recuerdo es el que se guarda en la memoria.

Odio terminar un libro y que me quede con tanta intriga que tenga que ir corriendo a comprarme le siguiente parte.

No me gusta que me lleven la contraria cuando no tienen razón ni que me echen la culpa de algo sin ser la responsable.

No soporto beber agua fría muy deprisa y que me dé dolor de cabeza o cuando estoy viendo la televisión y de repente empiezan a poner un montón de anuncios.

Tampoco me gusta que algo en lo que me he esforzado mucho se estropee pero, lo que más detesto es que alguien se me quede mirando de arriba a abajo muy fijamente como si intentasen encontrar hasta mi más mínimo defecto, me hace sentir intimidada e incomoda pues aunque asumo y acepto mis defectos nadie más que yo debe de conocerlos todos.

10 cosas que Álvaro odia

10 COSAS QUE ÁLVARO ODIA



 Al igual que hay cosas en la vida que me agradan también hay cosas que me molestan y me desagradan.

Una de las cosas que odio en este mundo son esas personas que, cuando caminas tranquilamente por la calle se te quedan mirando con descaro; es como si no supieran mirar con disimulo y,con toda la cara del mundo, te observan de arriba a abajo, desnudándote con la mirada.

También odio esa morriña mañanera de los días calurosos en los que ir al instituto se convierte en un castigo mortal. El cansancio, el calor y las ganas de verano se acumulan y le dicen al cuerpo: "Relájate".

La tercera cosa que odio es la homofobia:¿Qué se creerá la gente que llama "gay" o piensa que ser homosexual es una enfermedad? Los homosexuales tienen el mismo derecho de vivir con libertad al igual que hacemos nosotros.

En cuarto lugar, no soporto a las personas que crítican a una pareja de personas; si esas personas son felices. ¿Por qué tiene la gente que criticar, y decir chismorreos y habladurías de ellos?

Otra cosa que odio son a esas personas que miran a la gente necesitada y la miran como si fuera diferentes. Yo pienso que nunca debería juzgarse a esas personas, ya que al igual que están ellos así, podríamos estar nosotros.

La sexta cosa que odio es estar en mitad de una clase y de repente olvidarme de lo que estoy pensando. Odio ese momento porque me frustro conmigo mismo y tengo que ponerme a recordarlo porque si no, no puedo responder.

Una de las cosas que más me molesta es esa gente que va a ver un deporte y sin respeto alguno acaban agrediendo física o verbalmente a los demás aficionados, incluso a los jugadores.

En antepenúltimo lugar odio esos eventos a los que hay ir vestido de gala y al llegar a casa llegas oliendo a toda la comida que había en el evento.

En noveno lugar y ya concluyendo, odio el momento en el que, estando en casa de un amigo, este discute con sus padres; ese momento es muy incómodo para mí, ya que me quedo pensando: ¿y ahora qué hago?

En décimo y último lugar odio que esta lista sea tan corta, ya que expondría con mucho gusto algunas cosas que me desagradan, y me gustaría que no fueran así.

jueves, 15 de mayo de 2014

Diez cosas que Arantxa odia

Las 10 cosas que odio



Si tuviese que empezar a nombrar todas y cada una de las cosas que odio creo que no terminaría nunca, pero en este momento solo tengo que nombrar diez.

La primera que odio es la homofobia, no soporto la manera de pensar de ciertas personas con una mentalidad cerrada. Yo soy de aquellos que piensan que todos alguna vez en la vida sentimos atracción por las personas del mismo sexo aunque sea por su mentalidad, solo que muchas personas, por el miedo a enamorarse, no lo reconocen, por lo tanto yo no lo llamaría homofobia, simplemente lo llamaría cobardía.

Tampoco soporto las mentiras. Es algo que me resulta completamente absurdo, si tú no tienes valor suficiente o intenciones de cumplir tus compromisos, no te engañes a ti y mucho menos engañes a nadie.

Además, detesto otro tipo de mentalidad, la que se aplica a todos los jóvenes con intenciones amorosas, que solo somos niños suelen decirnos, pero más de una vez les sorprendería saber cómo "dos niños" tienen esa capacidad de la cual muchos mayores carecen, el amor a otra persona por encima de todo.

Odio el maltrato a la mujer, ¿por qué tiene un señor el valor de levantar la mano a una mujer cuando su madre es una de ellas? Este estilo de vida que adoptan ciertas personas me parece repugnante y anticuado. Una mujer es el ser más maravilloso que hizo Dios y tiene todo el derecho de llevar la mejor vida posible sin ningún daño.

Cómo no, las reformas en educación, enseñanza, sanidad. Antiguamente todas las personas deseaban poder alimentar su mente, conocer culturas, aprender, y ahora que lo tenemos vienen unas personas a intentar solucionar nuestros problemas beneficiando su economía y atrasando a nuestra civilización, pero claro, mientras yo tenga una buena economía, ¿por qué preocuparme de niños con ilusión de futuro?

Tampoco soy partidaria de la ley de violación según la cual si yo te violo tengo x años de prisión, pero si tú abortas por una violación cuando ese niño viene vivo, tienes más años de cárcel.

¿Cuándo entenderán que yo no me visto para provocar? Con esto se demuestra a gran escala cómo se nos enseña a las mujeres para no ser violadas a llevar una forma de vestir y no se les enseña a ellos educación y principios.

Como estudiante no hay nada que más miedo me dé que los cambios universitarios. Los recursos económicos actuales son tan escasos en las familias que esta situación de crisis económica provoca una incertidumbre sobre nuestro futuro universitario. Los recursos económicos no hacen más que descender. Si mi familia gana 3.000 euros mensuales y tiene 2.000 euros de gastos, ¿cómo voy a permitirme el lujo de estudiar? Yo seré una de tantas personas que abandonan sus sueños para trabajar, qué pena, ¿no? La pena es que las personas que pueden ayudarnos a estudiar no lo hagan.

Aunque resulte extraño en una chica adolescente, algo que no soporto son las masas y esa horrible necesidad de aparentar lo que no soy gastándome dinero en cosas que no valen nada, que en dos meses escucharé "tía, eso es de la temporada pasada" con algunas risas, porque actualmente es lo que el ser humano con tantos avances ha creado, un grupo de personas que mueren de hambre pero con ropa de Gucci, Giorgio Armani... y personas ricas con ropa de mercadillo.

Algo que también odio son las drogas, y cómo millones de personas en el mundo dejan atrás una infancia entre 9 y 13 años para unirse a algo que las va a matar, ¿por gusto? Sinceramente, dudo que niños con 12 años sientan placer al perder la noción del tiempo, con el mareo o los vómitos de después, pero la sociedad los enseña eso. Si no lo hago yo, ¿me dejarán de lado por ser diferente?

Y por último, lo que más odio es el cáncer, esa enfermedad que hunde a la gente, que destroza familias y que en muchos casos no sabes cómo vas a poder afrontar, aunque creo que de todas las cosas que odio es la única que tiene cosas positivas. Te enseña a valorarte, a luchar contra viento y marea, a saber que si te caes es solo para que los que estaban abajo esperándote, los tuyos, te impulsen a subir hacia arriba y sobre todo que aunque sea una enfermedad que en muchos casos e mate, son más los casos en los que te da vida. Qué ironico, ¿no?, aquello que te la quita es lo que te la da, pero supongo que así son las cosas, siempre necesitas saber que estás a punto de caer para reaccionar, subir y luchar.

Arantxa Curiel Vega

martes, 13 de mayo de 2014

Diez cosas que Alfredo odia a muerte


DIEZ DE LAS COSAS QUE ODIO A MUERTE 

1) Que se vaya la conexión de internet, fundamentalmente cuando estás manteniendo una conversación interesante.

2) La gente que se fija en la ropa que llevas cada día, siendo ellos precisamente los que deberían cuidar más su atuendo personal.

3) Algunas de las faltas de ortografía en los tweets, son errores que hacen mucho daño a la vista, y dan por hecho que la persona que las comete es muy inculta.

4) La limitación del tiempo en los exámenes, básicamente cuando sabes las cosas y te retiran el examen porque el tiempo ha concluido.

5) Las personas que se tiran tanto tiempo en el baño, al pasarse horas sin importarles que hay gente esperando.

6) Los detectores de los arcos de seguridad, al saltar la alarma una y otra vez, finatmente te das cuenta que la cosa más "chorras" es la causante de que suene.

7) El chillido que produce, a veces, la tiza cuando escribimos en la pizarra, pues la sensación que percibo es de lo más desagradable.

8) Que me pisen las deportivas nuevas el día que las estreno, viene el gracioso de turno, lo hace, y me pone de los nervios. Ya tuve más de un enfrentamiento por ello.

9) Que se acabe la tinta de Ia impresora cuando tengo que imprimir un trabajo, después de tener el trabajo (digital) terminado que no puedas entregarlo porgue no se puede imprimir (y más fastidia aún si la fecha de entrega es el día siguiente).

10) Las personas que piensan que son el centro del mundo, solamente piensan en ellos mismos, y no tienen nada de consideración hacia los demás.


Alfredo Merayo Gómez
4º B

Concurso: diez cosas que odio con toda el alma




El manifiesto nace en el siglo XIX como arma de combate en la lucha revolucionaria: Marx y Engels publicaron en 1848 su celebérrimo Manifiesto comunista, verdadero evangelio de los desfavorecidos, cuyo fulgor no acaban de opacar los crímenes cometidos luego a su costa por Stalin, Pol Pot y otros dictadores. Treinta y ocho años después, Jean Moréas, un ambicioso poeta griego que escribe en francés, abre la veda en el campo artístico con su Manifiesto simbolista de 1886. Para cuando llegan las vanguardias de comienzos del siglo XX, el manifiesto se ofrece como la forma idónea para aquellos que conciben el arte nuevo como un combate contra el estancamiento y la opresión.

Los surrealistas, cuyos intereses hemos recordado aquí con la iniciativa Esto es surrealista, nos dejaron dos excelentes manifiestos y los prolegómenos a un tercero, que André Breton optó por no escribir. En la Biblioteca puedes consultar estos textos, tan magnéticos hoy como siempre. Hay algo en ellos que recuerda la legendaria canción de The Doors, Break on through (to the other side): una voluntad casi suicida de abrirse paso hacia lo desconocido, lo venidero.


En homenaje a este espíritu cañero, combativo (y a sus precedentes: la santa ira de Jesús expulsando a los mercaderes del templo, por ejemplo), planteamos como última actividad de este ciclo un concurso: Diez cosas que odio con toda mi alma.

Como el título indica, se trata de localizar diez elementos que tienen la virtud de sacarte de tus casillas, ofendiendo tu sentido de la justicia y la estética o poniendo a prueba tu paciencia. Aunque no está prohibido, pocas veces necesitarás razonar qué es lo que vuelve insoportable lo que denuncias: tu declaración apasionada bastará para que el lector te entienda perfectamente.

Puedes entregar tu trabajo a la persona que te dé clase de Lengua o dejarlo en conserjería, en un sobre. También puedes enviarlos a la dirección de correo bibaugustobriga@gmail.com Los trabajos pueden ir firmados con nombre y apellidos o con algún pseudónimo.

El texto tendrá la longitud que necesite. Se ruega utilizar procesador de textos, pues los manifiestos se irán publicando a medida que lleguen en este blog, para que los lectores puedan comentarlos y valorar anónimamente los que deseen, concediéndoles entre tres y diez puntos.
 
La fecha de entrega concluirá el día 30 de mayo. En la semana siguiente, se hará recuento de las valoraciones recibidas y se premiarán los dos trabajos más notables.