jueves, 19 de abril de 2018

Ganadores del I Concurso de Agudezas y Brevedades





Ayer, en un entreacto del memorable Concierto del Día del Centro celebrado en la Casa de la Cultura, entregamos los premios de este concurso, que se convocaba por primera vez en esta ocasión, y al que se han presentado, aunque pocos, estupendos trabajos. Estos han sido los textos ganadores en cada categoría:


MICRORRELATOS

A. Y le tiraron por el precipicio, pero olvidaron que tenía alas. 

B. A cada uno le faltaba un ala, pero juntos podían volar. 

(Daniela Luengo)

C. Cuando consiguió sumergirse, faltaban solo diez segundos para que todo acabara. 

(David Emanuel Martínez Chiluisa)

DIÁLOGOS MÍNIMOS

A

 —¿Te fuiste?
—¿Acaso me ves?

B

—¿Qué esperas?
—Un príncipe.
—Prueba otra vez.
—Un libro que me quiera.

C

 —¿Por qué no llevas paraguas?
—Porque me gusta sentir el ritmo de la música.

(Daniela Luengo Calvo)

HAIKUS

A

Escucho y suelto la taza,
miles de trocitos de cerámica me rodean,
hermosa y dañina trampa.

B

 Un sencillo orden de sentimientos
no tiene tanta belleza
como el salvaje desorden
que me provocan tus letras.

(Daniela Luengo Calvo)

C
Un instante,
distante,
de un momento eterno.

(Andrea González González)

AFORISMO

A. 

Instruye al niño en la enseñanza y ni aun siendo anciano se apartara de él. 

(David Emanuel Martínez Chiluisa)







lunes, 5 de marzo de 2018

Primer concurso de agudezas y brevedades

SI BREVE...

Primer concurso de agudezas y brevedades


Lo bueno, si breve, dos veces bueno, dice Baltasar Gracián. Menos es más. Quien no entiende una corta mirada, tampoco entenderá una larga explicación. Sé, pues, breve; pero de manera imaginativa, de modo que tus pocas palabras valgan las demasiadas de otros. Te proponemos cuatro modalidades distintas para ejercer tu ingenio.

A. Concurso de microrrelatos

En esta modalidad, se podrán presentar cuantos relatos se deseen, siempre y cuando la extensión máxima sea de tres frases. Os animamos a hacer cuentos sugerentes: el cuento fantástico y el de terror son dos opciones a tener en cuenta, aunque podéis tirar por otro camino si la inspiración así os lo sugiere. He aquí un ejemplo: La mujer que amé se ha convertido en fantasma. Yo soy el lugar de las apariciones (Juan José Arreola).

B. Concurso de haikus

En esta modalidad, se podrán presentar poemas breves, de tres versos. No es imprescindible que sigan la estructura de los haikus japoneses (un verso de 5 sílabas, uno de 7 y otro de 5), como en este precioso poema de Bashō:

Un viejo estanque.
Se zambulle una rana:
ruido de agua.

No obstante, se valorará el conocimiento de las triquiñuelas formales y del contenido propio de este tipo de poemas (que os animamos a investigar).

C. Concurso de aforismos

El pueblo genera refranes; los autores cultos, aforismos, que son como los refranes pero de autor. Seguro que has escrito frases de este tipo en tus carpetas. Es el momento de repasarlas y crear una nueva con la que llevarte de calle el concurso. Un ejemplo de Nietzsche: Cuanto más nos elevamos, más pequeños parecemos a quienes no saben volar

D. Concurso de diálogos

¿Vd. no nada nada? Es que no traje traje. Como veis, en un diálogo breve cabe toda una historia. Inventa dos personajes y piensa qué se dirían el uno al otro. Puedes hacer hablar dos veces a cada uno; pero no más.

Los trabajos se podrán presentar hasta el día 13 de abril (inclusive) y la entrega de premios se llevará a cabo el día 18 de abril durante los actos del Día del Centro. Los trabajos se entregarán al coordinador de la biblioteca, Alejandro González, o a cualquiera de los profesores del Departamento de Lengua. Podrán ir firmados o no. En este último caso, la identidad del autor será un secreto hasta la entrega de premios. Un jurado formado por miembros del grupo de trabajo de la Biblioteca elegirá los trabajos ganadores, que serán dos por modalidad, pudiendo los premios quedar desiertos.

viernes, 12 de enero de 2018

Tres tristes textos (three cool cats)



TRES TRISTES TEXTOS




Desenrollemos hoy una alegoría: hay textos transparentes, textos traslúcidos, textos opacos. Hay períodos literarios transparentes (el Renacimiento, la Ilustración); otros traslúcidos, como el Barroco. Y otros que cortejan la opacidad (cierto romanticismo, el simbolismo, el surrealismo...).
Cuando leemos un texto transparente, sentimos que estamos en un lugar seguro, con muros, puertas y ventanas. Un lugar donde las cosas se dicen a las claras. Incluso si alguna cosa no se entiende de primeras, sus compañeras nos aseguran que no hay trampa ni punto ciego. Todo está en su lugar, todo es lo que parece. Si debemos esforzarnos por entender algo (tal vez nos pierda un hipérbato, una referencia mitológica, un concepto que no es obvio), lo hacemos con la certeza de que seremos recompensados, como en esos ejercicios escolares de matemáticas en que al final todas las divisiones tienen resto cero y todos los números decimales forman, sumados, un número entero. 

Otros textos, en cambio, son traslúcidos. Tienen partes no ya claras, sino brillantes. Y si brillan, elevadas a resplandor, es precisamente por el contraste con otras partes que son más suyas, renuentes, peculiares. Es como uno de esos retratos (los Beatles tienen uno inolvidable) en que una mitad del rostro aparece iluminada, mientras la otra se confunde en la penumbra con la inminente (o menguante) oscuridad. Uno, pues, no entiende todo. Pero lo que entiende es suficiente para entender que lo no entiende está diciendo, si no lo mismo, algo relacionado, próximo. Lo uno por lo otro, pensamos. Es como uno de esos palacios que podemos visitar, aunque pródigos en cintas rojas que nos ocultan dónde acaba un pasillo, qué hay detrás de una puerta, adónde lleva una escalera. 

Llegan, en fin, los textos opacos, como llegan la noche o la muerte. Son textos escritos en nuestra lengua, pero que parecen escritos por alguien que no es de los nuestros: un extraterrestre, un fantasma, un hueco. El texto opaco dice: nada digo. Y si algo dijera, no es de tu incumbencia. Y si lo fuera, no sabrías descifrarlo. Y aunque pudieras, no sabrías explicárselo a nadie. El texto opaco nos repele, y por eso nos atrae. Quizá no diga nada, pero ¡con qué elegancia lo sugiere! Contra el texto opaco nos estrellamos, como el mar contra las rocas. Al final, si el asedio persevera, algo de él entra en nosotros, algo de nosotros en él. Después de todo, tampoco nosotros somos criaturas luminosas, o no solo. Partes de nosotros aseguran: yo lo entiendo. No sabría explicarlo, pero siento aquí algo vivo, que me llega, me afecta. El espejo opaco refleja nuestra propia opacidad. Al final, no sabemos si encontramos en lo que leemos un sentido o si ese sentido lo estamos aportando nosotros. Y no estamos seguro de si importa.

Sin embargo, ningún texto es enteramente transparente, ni enteramente opaco. En mitad del texto transparente, sentimos que el autor dice algo que entendemos, sí. Pero qué raramente lo dice. Hay algo en su forma de expresarse que no es la nuestra, que no es nuestro. ¿De veras entendemos, cuando hablamos con alguien, todo lo que dice? Qué aburrido sería saber siempre lo que el otro está diciendo, y hasta lo que va a decir, y cómo piensa decirlo. Si el otro es otro, hay siempre en él una cierta alteridad, una cierta 'otreidad', que se nos escapa. En su Poética de Juan Panadero, escribe Rafael Alberti:

Mi canto, si se propone,
puede hacer del agua clara
un mar de complicaciones.

Pensemos en dos versos de Agustín García Calvo:

Distancia, de ti a mí, distancia.
Entre tú y yo, nada.

Todo es claro en estos versos. O no. El verso segundo parece que reafirma el primero (entre tú y no no hay nada: ningún enlace que cruce la inmensa distancia que nos separa). Pero ¿y si estuviera negándolo? Si entre tú y yo no hay nada, ¿qué nos separa? Nada. Nada, pues, más próximo que estos dos distantes. Y al recordárselo, ¿no está diciéndole el amante al otro que deben estar juntos, que nunca han dejado de estarlo?

Mas tampoco hay poema enteramente opaco, o ni siquiera lo percibiríamos. Quizá haya poemas enteramente opacos a nuestro alrededor, escritos en tinta invisible o que no han llegado a salir de su autor por las vías que naturalmente sirven para tal cosa, como los labios o los dedos. Quizá el naipe que nos encontramos en la calle y que recogemos o no del suelo, aparentemente arrojado o caído al azar, está cuidadosamente puesto en ese punto de la acera para formar con otros más o menos cercanos un puzzle, una secuencia numérica o alfabética que constituye un texto.

En fin: hay poemas que no vemos, por ceguera o por virtuosismo en el camuflaje. Mas los que vemos tienen forma, están plagados de palabras. Y algunas nos suenan. ¿De verdad es imposible hablar sin decir nada? Los psicoanalistas opinaban, muy al contrario, otra cosa. Pensaban, por experiencia, que si alguien se lanza a hablar sin controlar lo que dice acaba diciendo la verdad. Quizás habría que rebajar un poco una afirmación tan campanuda. Pero parece justo sospechar que quien habla mucho acaba diciendo, de verdad, algo. Y ese algo ¿qué podrá ser sino algo que le importa, que le atañe? Y lo que a un prójimo atañe, ¿puede de veras sernos ajeno? ¿Qué sentirá alguien que nosotros, de un modo u otro, no hayamos sentido también? Como toda obra humana, los textos opacos están diciendo que un ser humano los compuso. Incluso si sacó al azar las palabras de un saco, ¿quién las eligió y metió allí? ¿Quién eligió sacarlas, disponerlas, compartirlas? Sabe el amante que si el otro, enfurruñado con uno, obstinado en su silencio, accede al fin a decirnos algo, a hacernos un gesto, a mandarnos un emoji, algo se ha roto en su opacidad. En todo lo que compartimos con otros trasciende una voluntad de comunicación. Pues también manifestarnos renuentes, esquivos, misteriosos, es manifestarnos al cabo: desear hacerlo, afrontar el encuentro, deshacer el misterio de verdad (que es el vacío). Y lo demás es silencio.


martes, 9 de enero de 2018

VI Concurso de Sueños: Parler des Rêves

PARLER DES RÊVES
Dans mon rêve, j’étais témoin d´un vol: un criminel a volé un éléphant 
et il a échappé des policiers en vélo avec l´éléphant attaché derrière.
Puis, tout à coup le clown du cirque a cherché le criminel.
Je voyais comme ils se frappaient alors le criminel a lancé le clown 
à la piscine ensuite, est apparu un extraterrestre qui l´a sauvé.
À la fin de mon rêve le criminel a monté l´éléphant dans un avion 
et le clown et l´extraterrestre sont devenus amis.
C´est là que je me suis réveillé!

Marta et Noelia.
1ºBACH C.